eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Policía de Filipinas renueva a todo el cuerpo de Caloocan por infracciones

- PUBLICIDAD -
La Policía de Filipinas renueva a todo el cuerpo de Caloocan por infracciones

La Policía de Filipinas renueva a todo el cuerpo de Caloocan por infracciones

El jefe de la Policía de la Región de la Capital Nacional, Oscar Albayalde, anunció hoy la renovación de todo el cuerpo de Caloocan, población vecina a Manila, después de la muerte de dos jóvenes y otras irregularidades cometidas en el marco de la campaña contra las drogas que lleva ya más de 7.000 muertos.

La renovación incluye el despido de 62 agentes y la reubicación de otros 1.200 tras pasar un curso de formación.

"Lo que tratamos de probar con esto es que no toleramos infracciones de nuestro personal", explicó Albayalde en declaraciones a la cadena de televisión ANC.

El policía señaló que "la intención es renovar todo el personal policial de Caloocan" y añadió que empezarán por las subestaciones dos, cuatro y siete.

Albayalde no detalló cuánto durará el programa de formación, solo garantizó que los agentes que lo cursen no volverán a Caloocan cuando completen el curso.

Aunque la Policía afirma que estaba prevista, se anuncia después de que las fuerzas de seguridad matasen en agosto a Kian delos Santos y Carl Angelo Arnaiz, y que otros agentes fuesen sorprendidos en septiembre robando en una casa durante una operación contra las drogas.

Delos Santos, de 17 años, murió el 16 de agosto en Caloocan cuando varios policías que le perseguían por ser un supuesto vendedor de droga le dispararon, según ellos, tras resistir el arresto.

El caso de Delos Santos cobró notoriedad cuando testigos y grabaciones de cámaras de vídeo no corroboraron la versión policial, tampoco ayudó que la familia de la víctima asegurase que nunca había consumido o vendido droga.

Arnaiz, de 19 años, murió el 18 de agosto en Caloocan cuando le dispararon después de que supuestamente tratase de robar un taxi.

La última información que acabó por hundir a la policía de ese municipio surgió de unas grabaciones de vídeo que revelan cómo agentes roban dinero y bienes de una vivienda durante un registro de drogas.

Más de 7.000 supuestos narcotraficantes y drogadictos han muerto en Filipinas en la campaña contra las drogas que lanzó el presidente del país, Rodrigo Duterte, el mismo día de su investidura, el 30 de junio de 2016, en cumplimiento de su promesa electoral de limpiar el archipiélago de esa lacra.

Algunas organizaciones elevan la cifra de víctimas mortales a 12.000, mientras que la Policía la sitúa en solo 3.811 muertos y 107.156 arrestos en 70.854 operaciones, según datos del 1 de julio de 2016 al 29 de agosto de 2017.

La guerra contra la droga de Duterte ha recibido numerosas críticas de la ONU y otras organizaciones, incluida la influyente Iglesia católica de Filipinas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha