eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Polivalencia y espíritu de aventura, ejes de la misión militar en la Antártida

- PUBLICIDAD -
Polivalencia y espíritu de aventura, ejes de la misión militar en la Antártida

Polivalencia y espíritu de aventura, ejes de la misión militar en la Antártida

La polivalencia y lograr un equipo cohesionado capaz de afrontar las condiciones climáticas adversas y una estrecha convivencia en un espacio reducido son las principales características que reúnen los militares que participan en las misiones antárticas, donde no falta el espíritu de aventura.

Solo unos pocos repiten misión y los que logran el primer pasaporte hacia la Antártida se sienten afortunados, porque no siempre se consigue a la primera, como es el caso del comandante Daniel Vélez, quien viajará al continente helado tras haberlo perseguido durante cuatro años y pese a la "enorme responsabilidad" que conlleva.

Vélez es el responsable de equipo humano que el Ejército de Tierra va a desplegar desde el próximo 5 de diciembre y hasta el 21 de marzo de 2017 en la Base Gabriel de Castilla, instalada en la isla Decepción, con el objetivo de velar por la seguridad de los científicos allí desplazados.

Se trata de la XXX Campaña Antártica del Ejército de Tierra, la más antigua actualmente en vigor para apoyar los trabajos de investigación y levantamientos topográficos que se realizan en esta isla, a más de 1.000 kilómetros del lugar poblado más próximo y a 13.000 de España, y que hoy se ha presentado en la Universidad de Zaragoza.

El Ejército envía en esta misión trece militares que se responsabilizarán de la logística, el medio ambiente, la sanidad, el movimiento y navegación, las comunicaciones, los motores, las instalaciones y la alimentación, a quienes se sumarán durante el primer mes y medio otros cinco militares responsables del montaje "in situ" de un módulo almacén y del grupo electrógeno.

En total pasarán por la base Gabriel de Castilla durante la próxima campaña unas 43 personas en su momento de más actividad, con una media, según calcula Vélez, de 34 personas a la vez, siete más que en 2015, debido a que tendrán que acoger científicos de la base Juan Carlos I, en proceso de remodelación.

Dos cocineros se encargan no solo de los menús, sino del suministro, de la distribución y de los pedidos que rondan, ha explicado, los 1.500 kilogramos de carne, 100 de arroz, 150 de pasta o más de 100 de pescado.

De la sanidad se encarga el emeritense Francisco Peñato, quien ha destacado que las condiciones de salud están relacionadas con las condiciones climáticas y las prácticas de buceo y aunque las enfermedades víricas y bacteriológicas son menores sí se pueden encontrar con traumatismos.

La base Gabriel de Castilla cuenta con un certificado Aenor de calidad ambiental y la responsabilidad de conservarlo ha recaído este año en el zaragozano Juan Carlos Sánchez, quien ha asegurado que la presencia de la base en la isla "no daña en absoluto" el medioambiente, y todos los residuos regresan al continente y se derivan a las correspondientes plantas gestoras.

A pesar de que durante estos algo más de tres meses se enfrentan a temperaturas máximas de 1 grado y mínimas de -8 con fuertes rachas de viento y de que los que vuelven "todo lo que cuentan no es bueno", para José Torregosa, uno de los encargados de montar el grupo electrógeno y el almacén, participar en esta campaña es "una oportunidad única" a la que los militares acuden por "espíritu de aventura".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha