eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pompa militar y vigilancia armada para la ceremonia de investidura de Obama

- PUBLICIDAD -
Pompa militar y vigilancia armada para la ceremonia de investidura de Obama

Pompa militar y vigilancia armada para la ceremonia de investidura de Obama

Más de seis mil soldados aportarán hoy la pompa militar y la vigilancia armada en Washington durante la segunda investidura presidencial de Barack Obama, quien renovará también su cargo de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

La presencia castrense en la investidura presidencial se remonta al 30 de abril de 1789, cuando soldados del Ejército de EE.UU., unidades de la milicia local y veteranos de la Guerra de Independencia escoltaron a George Washington a su primera ceremonia de juramento.

Este pasado fin de semana las bandas del Ejército, la Infantería de Marina, la Fuerza Aérea, la Marina de Guerra y el Servicio de Guardacostas repitieron sus marchas al paso y ensayos musicales en guarniciones en torno a la capital.

"El incorporarme a la Banda Presidencial del Cuerpo de Infantería de Marina había sido el sueño de toda mi vida", dijo a EFE, Hiram Díaz, en un intervalo de los ensayos en el Cuartel de Marines en el sector sudeste de la capital.

"El lunes estaremos justo delante del estrado cuando el presidente Obama haga su juramento", añadió.

La banda de la Infantería de Marina, que recluta para sus misiones entre una dotación de 150 músicos, tiene otra misión hoy: acompañará la actuación de Beyoncé, que adornará, junto con otros muchos artistas, la 57 Investidura Presidencial de EE.UU.

La presencia activa de las Fuerzas Armadas "no es sólo un acontecimiento con historia sino que representa una de las tradiciones de las cuales los militares nos enorgullecemos más", señaló el general Michael Linnington, comandante de la fuerza de tareas conjunta de la Región de la Capital.

"Proporcionamos el apoyo ceremonial a uno de los acontecimientos más simbólicos de la nación en los cuales participan nuestros miembros", añadió. "En esta misión demostramos nuestra profesionalidad de 237 años en apoyo de la nación".

Durante uno de los tantos ensayos para la ceremonia de investidura, que se llevará a cabo hoy en las escalinatas del Capitolio, al sargento de Estado mayor de la Fuerza Aérea, Serpico Elliott, le tocó una misión peculiar:

Elliott, de Greensboro, Carolina del Norte, es negro y mide 2,32 metros, por lo cual fue elegido para que representara al Comandante en Jefe, Obama.

La soldado de Ejército, Delandra Rollins, tuvo que desempeñar el papel de la primera dama Michelle Obama, y comentó, con una sonrisa, que le llevó un poco de tiempo la elección del vestido, pero que finalmente optó por "algo a la moda, pero con clase e informal a la vez".

Los uniformes coloridos, la fanfarria, el paso al unísono, los bronces de vientos, los bombos y redoblantes, los zapatos brillantes y los penachos son la parte más vistosa, pero no la más importante de la aportación castrense a la ceremonia civil y constitucional.

Por orden del jefe del Pentágono, Leon Panetta, la Fuerza de Tareas Conjunta tiene un contingente de casi 450 solados que coordinarán las tropas visibles e invisibles que vigilarán edificios, autopistas, puentes, el aeropuerto Reagan National cercano y las riberas y aguas de los ríos Potomac y Anacostia.

Los miles de soldados y miembros de la Guardia Nacional han llegado de 26 Estados y territorios para dar apoyo a otras agencias federales como la Policía de Parques y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Centenares de soldados de Guardia Nacional estarán asignados al Departamento de Policía Metropolitana de manera que podrán hacer arrestos y cumplir otras tareas de orden público, incluido el manejo de multitudes, las comunicaciones, y el apoyo médico y logístico.

Los militares no tienen papel de mando alguno en la custodia presidencial, ésa es tarea del Servicio Secreto, pero sí aportarán su experiencia en la vigilancia del orden público para la cual se ejercitan en sus sitios de origen.

Esta área de función policial de la Fuerza de Tareas Conjuntas está a cargo del coronel de Ejército, Jesse Galván, cuya oficina ha estado coordinando esta misión durante más de dieciocho meses con el FBI y el Servico Secreto.

"En el caso de que ocurriese algo catastrófico estamos alerta y en posición de dar apoyo a la policía local y prestar recursos al personal de emergencias", señaló Galván en una conferencia de prensa.

Jorge A. Bañales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha