eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy "no descarta" una ponencia en el Congreso para reformar la Constitución en la próxima legislatura

Ve "sensatas" las reflexiones de UGT y CC.OO. de que el conflicto catalán es "político" y que debe ser resuelto por esta vía tras el 20D

- PUBLICIDAD -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "no descarta" la posibilidad de constituir una ponencia en las Cortes Generales que surjan de las elecciones del próximo 20 de diciembre para reformar la Constitución española, tal y como solicitan las organizaciones sindicales, que reivindican un referéndum de todos los ciudadanos para ratificar cualquier cambio en la Carta Magna.

Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, se han reunido este miércoles durante hora y media con el presidente del Gobierno, dentro de la ronda de contactos con dirigentes políticos y sociales sobre el conflicto catalán. Al encuentro también han asistido el presidente de CEOE, Juan Rosell, y el de Cepyme, Antonio Garamendi.

En la rueda de prensa posterior, los dirigentes sindicales han asegurado que Rajoy ha calificado de "sensatas" sus reflexiones sobre que el reto soberanista es un "problema político de envergadura" que requiere no sólo de actuaciones judiciales sino de una "respuesta política" que, no obstante, debe llegar en la próxima legislatura para no "contaminarse" del actual proceso electoral.

HABRÁ QUE REFORMAR LA CONSTITUCIÓN

Los líderes sindicales han trasladado también al presidente su opinión sobre que la solución debe pasar por una reforma de la Constitución, para lo que sería necesario que el próximo Congreso cree una ponencia constitucional donde todas las fuerzas parlamentarias puedan confrontar sus posiciones y llegar a acuerdos.

Una posibilidad a la que Rajoy no se ha comprometido pero que "no descarta" tampoco, consciente de que "lo que ahora es muy complicado igual dentro de cuatro meses no lo es tanto", según ha precisado el líder de CC.OO.

"Es evidente que el encaje territorial del 78 ha llegado al límite del agotamiento. Ya ha dado todos los frutos que podía dar y ahora se trata de configurar, desde el máximo consenso, otro marco que permita otro periodo prolongado de convivencia en unidad en el Estado, teniendo en cuenta que hoy España está plenamente integrada en la UE y que mientras se habla de ceder soberanía no se puede apostar por segregar", ha añadido.

DEBATE "INEVITABLE"

De igual opinión es el líder de UGT, que considera "inevitable" debatir sobre si la Constitución "responde en todos sus aspectos a las necesidades, expectativas y problemática de la sociedad española del siglo XXI". Una discusión para la que todos deben "prepararse" ya que no se referirá sólo a la posible "reformulación del estado de las autonomías" sino también a otros aspectos, como la "necesaria" constitucionalización de los derechos laborales.

Ambos dirigentes sindicales coinciden además en que si finalmente se opta por la vía de la reforma constitucional el siguiente paso debe ser someter el resultado a la consulta "del conjunto de la ciudadanía vía referéndum", como se hizo en 1978, para que "el pueblo lo ratifique". Y sólo si la mayor parte de un territorio la rechaza, como sucedió hace 35 años en el País Vasco, sería necesario estudiar otros pasos.

En este sentido, Cándido Méndez ha recordado que UGT es favorable a la apertura de nuevos cauces de participación de los españoles "en los temas de envergadura" para que se puedan debatir de manera directa, una vez conseguido un cierto número de apoyos, sin una "aceptación previa del Parlamento" como sucede ahora con las iniciativas legislativas populares (ILP). "Y si alguien quiere plantear un mecanismo de secesión, lo importante es que al final lo tendrá que resolver el conjunto de la ciudadanía", ha apostillado.

PIDE TRANQUILIDAD

Por otra parte, durante la reunión el presidente del Ejecutivo ha apelado al "respeto al marco institucional y legal" y ha transmitido a los agentes sociales "tranquilidad", asegurando que se actuará con "proporcionalidad", "prudencia" y "sentido común" ante esta "compleja" situación, aunque reconociendo que "existen leyes que él prefiere no tener que utilizar".

"Se ha mostrado cauto respecto a ciertas medidas, pero también ha dejado claro que su responsabilidad es gobernar y evitar incumplimientos de la Constitución y el Estatut. Ha planteado que no le gustaría verse forzado a adoptar una decisión, no ya de suspensión de la autonomía, sino incluso pasos previos. Y ha admitido que hay que evitar al máximo la judicialización de un conflicto que, como él mismo reconoce, es político pero que evidentemente tiene unos cauces para su resolución", ha precisado Toxo.

Cándido Méndez, por su parte, ha advertido al presidente de que cualquier decisión política que se acabe adoptando "no puede ir en perjuicio de los catalanes" ni en el ámbito económico ni en el relación con su marco competencial.

EL PROCESO NO TIENE LEGITIMIDAD

Durante la reunión, Fernández Toxo también ha expresado a Rajoy la postura de su sindicato, que reconoce que ni la Constitución ni el estatuto de autonomía permiten que se inicie un proceso de segregación y que, además, considera que con el resultado de las elecciones catalanas de septiembre "no hay tampoco legitimación política" para este recorrido.

"Yo desconozco si (los pasos que ha dado el Parlament con su moción) son un movimiento puramente táctico, de tensar la situación a la espera de lo que suceda el 20 de diciembre, para intentar negociar en una relación de fuerzas más favorable, pero está generando una fractura importante en el país", ha añadido el dirigente de CC.OO.

En la misma línea, para Méndez la moción presentada en el Parlamento catalán es "un desatino" porque "no tiene competencias" para desarrollar su contenido, "no coincide con la expresión del voto de las últimas elecciones" y además "confronta con la legalidad constitucional y estatutaria". Asimismo, ha advertido de la "fractura social muy profunda" que se está generando en Cataluña y que "irá incluso 'in crescendo'" si no se ataja.

"Sabemos que es más fácil plantear las cosas que después ejecutarlas. Pero sí creemos que la salida política o la deslegitimación de quienes no quieran una salida política pasan por las nuevas Cortes que salga de las elecciones de diciembre", ha insistido Fernández Toxo.

Aunque de momento ésta es la última reunión prevista por el presidente, los dirigentes de las plataformas sindicales aseguran que Rajoy "se ha comprometido" a volver a convocarles "si en algún momento se ve forzado a tomar alguna decisión" para hablar sobre la situación. No obstante, no ha pedido a los agentes sociales que se adhieran a ningún pacto contra el independentismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha