eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy acepta el encargo del Rey pero no aclara si irá a la investidura en caso de no tener apoyos

Abrirá una ronda de contactos y en un "plazo razonable" informará de si está "en condiciones o no de formar gobierno" Asegura que no ve "ninguna alternativa razonable" al PP y se abre a hablar de sus reformas porque "negociar implica ceder"

- PUBLICIDAD -
Rajoy acepta el encargo del Rey pero no aclara si irá a la investidura en caso de no tener apoyos

Abrirá una ronda de contactos y en un "plazo razonable" informará de si está "en condiciones o no de formar gobierno"

Asegura que no ve "ninguna alternativa razonable" al PP y se abre a hablar de sus reformas porque "negociar implica ceder"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha anunciado este jueves que ha aceptado el encargo del Rey para intentar conseguir apoyos para someterse a la investidura e intentar ser elegido jefe del Ejecutivo. Eso sí, no ha garantizado que vaya a ir a esa investidura si no tiene el respaldo necesario.

Así se ha pronunciado en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa después de reunirse con el Rey, una comparecencia en la que ha estado acompañado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el jefe de gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, y la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro.

"El Rey me ha encargado que intente la investidura a la Presidencia del Gobierno. Le he explicado que hasta el momento no cuento con los apoyos para ello, pero que acepto el encargo, que buscaré esos apoyos. Lo he estado haciendo hasta hoy y, a partir de ahora, lo haré además con el encargo del jefe del Estado", ha explicado.

En este sentido, Rajoy ha avanzado que su voluntad es negociar un eventual programa de gobierno y, con ese objetivo, se dirigirá de "manera preferente" a los partidos constitucionalistas con los que parece "más razonable encontrar acuerdos" puesto que comparten la defensa de la unidad de España, la soberanía nacional, el compromiso con el proyecto europeo y la lucha contra el terrorismo.

A su entender, esos consensos son un "buen punto de encuentro para avanzar en el diálogo" y buscará apoyos para un gobierno "moderado, estable, que tenga un apoyo parlamentario claro, un plan de actuación definido y un calendario para llevarlo a cabo".

Sin embargo, ha dicho que si no es posible esa opción está dispuesto a explorar la posibilidad de explorar un gobierno en minoría solo con los apoyos del PP, si PSOE y C's le garantizan una "lealtad mínima" para aprobar los objetivos de estabilidad presupuestaria, la transposición de las directivas comunitarias, la elaboración de los Presupuestos, el apoyo en la lucha antiterrorista y en las líneas fundamentales de la política exterior.

"NO ES NECESARIO MUCHO TIEMPO"

Pese a las preguntas de los periodistas, Rajoy no ha querido poner fechas ni sobre los contactos ni sobre cuándo se podría celebrar una sesión de investidura y se ha limitado a insistir en que el plazo tiene que ser un "plazo razonable". Dicho esto, ha asegurado que él no se va a ir de vacaciones.

"No es necesario mucho tiempo porque el tema es fundamentalmente de voluntad política. El plazo no puede impedir que aprobemos en tiempo y forma nuestro compromiso con nuestros socios europeos, en particular los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda, el límite de gasto del Estado y el Presupuesto", ha indicado.

El Gobierno tiene que aprobar el proyecto de cuentas públicas a finales de septiembre para que esté en el Congreso antes del 1 de octubre y antes del 15 de octubre hay que remitir a Bruselas qué va a hacer España para cumplir la nueva senda de déficit público de los años 2016, 2017 y 2018.

¿INVESTIDURA?

Sobre si se ha comprometido a ir a la investidura aunque no tenga los apoyos, ha indicado que "no conviene en ninguna faceta de la vida adelantar acontecimientos y mucho menos en circunstancias como éstas", pidiendo a todos actuar con "una cierta altura de miras". "Comprendo que usted quiera anticipar el futuro, yo también quiero anticipar el futuro pero ahora no es posible", ha puntualizado.

Rajoy, que no ve "ninguna alternativa razonable" al PP, ha querido dejar claro que el documento que envío a PSOE y Ciudadanos con objetivos y acuerdos para abrir el diálogo no es un "contrato de adhesión" sino un "guión" para la negociación con propuestas abiertas al diálogo y al pacto.

Sobre si está dispuesto a hablar sobre la reforma laboral, la Ley de Educación o reforma constitucional, ha indicado que en un proceso de negociación el PP irá con "espíritu abierto" y ha remarcado que "negociar implica ceder".

En este sentido, el presidente del Gobierno ha señalado que va a "redoblar los esfuerzos de negociación" y abrirá una ronda de contactos en buscar de apoyos para poder gobernar. "En un plazo razonable de tiempo informaré de las gestiones que he realizado, del resultado de las mismas, de los apoyos que he conseguido para una eventual investidura y, en consecuencia si estoy en condiciones o no estoy de formar gobierno", ha precisado.

Rajoy ha insistido en que no va a faltar por su parte "ni empeño ni esfuerzo" y ha recalcado que espera encontrar en sus interlocutores la misma "voluntad de entendimiento" porque les unen más cosas de las que les separan. "Las elecciones han quedado atrás y es tiempo de que también queden atrás las arengas y las proclamas para conseguir votos", ha defendido.

A renglón seguido, ha subrayado que "no es tiempo de rivalizar" sino de "construir, superar las diferencias y dar la solución que esperan los españoles" porque España necesita un Gobierno ya. "Es tiempo de hablar, de entendernos, de sumar esfuerzos y de colaborar. Y eso también es hacer política y es política lo que toca hacer ahora", ha apostillado.

"LOS VETOS SON LOS QUE DECIDEN LOS ESPAÑOLES"

Ante el rechazo que ha expuesto el líder de Ciudadanos a que Rajoy sea presidente, el jefe del Ejecutivo ha pedido respetar la voluntad de los españoles, ha dicho que eso no se lo ha dicho en las conversaciones que han tenido y le ha recordado que el PP no va a aceptar ese tipo de planteamientos. "Los vetos son los que deciden los españoles", ha manifestado.

En su intervención, Rajoy ha hecho hincapié en que el PP ganó las elecciones el 26 de junio con "mucha más distancia" y, por lo tanto, el mensaje de los ciudadanos sobre sus preferencias políticas ha sido esta vez "mucho más claro que en diciembre". En su opinión, él asume más responsabilidad al haber ganado pero los demás también tienen que "colaborar" para evitar unas terceras elecciones, según le ha trasladado a Felipe VI.

"No nos podemos permitir una nueva legislatura fracasada y una nueva frustración", ha apuntado, para insistir en que hay que ofrecer cuanto antes una solución que permita mantener la pujanza de la recuperación económica que, a su juicio, recogen datos como los de la EPA que se ha conocido este mismo jueves.

También ha aludido a la decisión del Parlamento catalán al aprobar debatir sobre la "desconexión" de Cataluña, un "desafío" que, según ha dicho, urge la formación de un Gobierno "estable y sólido a la mayor brevedad posible".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha