eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy acepta intentar la investidura pero no aclara qué hará si no logra apoyos

- PUBLICIDAD -
Rajoy acepta intentar la investidura pero no aclara qué hará si no logra apoyos

Rajoy acepta intentar la investidura pero no aclara qué hará si no logra apoyos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha aceptado hoy el encargo del Rey de intentar su investidura "en un plazo razonable de tiempo", aunque ha dejado en el aire la posibilidad de que se someta finalmente a ella si no logra los apoyos necesarios.

Rajoy ha informado de esa decisión en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa tras su reunión con Felipe VI que ha cerrado la ronda de consultas del Rey con los representantes de los partidos para decidir si proponía un candidato a la investidura.

El presidente en funciones ha informado de que el Rey le ha "encargado que intente la investidura" y le ha explicado que, hasta el momento, no cuenta con los apoyos pare ello.

"Pero acepto el encargo. Buscaré esos acuerdos", ha proseguido Rajoy, quien ha dicho que ha estado haciéndolo hasta hoy y ahora seguirá en esa tarea, pero ya con el encargo de Felipe VI.

Por eso, ha anunciado que abrirá una ronda de contactos y retomará las negociaciones desde mañana y, "en un plazo razonable de tiempo", informará de sus gestiones al Monarca y de si está o no en condiciones de formar gobierno.

Al plantearle si se someterá a la sesión de investidura si no cuenta con los apoyos suficientes, se ha limitado a señalar que "no conviene en ninguna faceta de la vida adelantar acontecimientos" ni "anticipar el futuro".

"Vamos a seguir trabajando, vamos a intentar formar un gobierno, vamos a hacerlo con el encargo del Rey y vamos a ver si todos somos capaces de actuar con una cierta altura de miras", ha añadido.

En una breve conversación informal con los periodistas al término de su comparecencia ha señalado que si no tiene los apoyos suficientes pueden pasar dos cosas, en alusión a que podría presentarse o no a la investidura.

Fuentes del Gobierno han salido al paso de las reacciones de algunos partidos, como el PSOE, negando, en contra de lo que se asegura desde esas formaciones, que sería inconstitucional que no se sometiera a una sesión de investidura tras haber aceptado el encargo del Rey.

Rajoy, que ha señalado que sus contactos serán públicos o privados en función de lo que deseen sus interlocutores, ha confiado encontrar en ellos la misma voluntad de entendimiento porque cree que hay más cosas que unen que las que separan.

A todos ellos les dirá que España necesita un gobierno ya y que lo debe encabezar el PP para respetar la voluntad de los ciudadanos, al tiempo que les invitará a un entendimiento programático.

No ha aclarado el plazo que necesitará para sus contactos, pero ha señalado que no debe ser de mucho tiempo porque se trata de tener o no voluntad política.

Lo que sí ha subrayado es que debe haber gobierno con tiempo suficiente para aprobar los compromisos con los socios europeos, como los objetivos de estabilidad presupuestaria, el techo de gasto y los presupuestos del próximo año, cuyo proyecto de ley debe presentarse en el Congreso antes del 30 de septiembre.

Además, ha recordado que antes del 15 de octubre hay que remitir a la Comisión Europea un documento para explicar qué va a hacer España para cumplir la nueva senda de déficit público.

Respecto a la negativa de Albert Rivera a apoyar un gobierno del PP presidido por él, Rajoy ha asegurado que eso nunca se lo ha dicho directamente y que su partido no puede aceptar ese tipo de planteamientos.

Su intención es negociar un eventual programa de gobierno y, por ello, se dirigirá preferentemente a los partidos constitucionalistas con los que parece más razonable encontrar acuerdos, aunque está dispuesto a hablar con todos.

En caso de no lograr ese objetivo, está dispuesto a explorar la posibilidad de un Gobierno en minoría con el único apoyo de los parlamentarios del PP.

No obstante, ha advertido de que esta fórmula sólo es posible si el resto de grupos garantiza una mínima lealtad para no bloquear cuestiones trascendentes.

Rajoy ha vuelto a defender como base de negociación el documento enviado a los diversos partidos, que ha reiterado que parte de los planteamientos de su partido pero que está abierto a la discusión y no se trata de un "contrato de adhesión", sino de "un guión para la negociación".

Aunque ha señalado que no le gusta que se modifiquen leyes aprobadas por su Gobierno y que han dado resultados, ha asumido que cuenta con 137 diputados y tendrán que ceder ante algunos planteamientos de otros partidos.

Rajoy, que ha asegurado que no se irá de vacaciones este mes de agosto y espera que sus posibles interlocutores estén también "a la altura de las circunstancias", ha hecho un llamamiento para abandonar ya planteamientos electoralistas.

"Las elecciones han quedado atrás y es tiempo de que también queden atrás las arengas y las proclamas para conseguir votos. Ya no es tiempo de rivalizar, ahora es el momento de construir", ha subrayado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha