eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Relatores de la ONU piden a Birmania que termine la represión contra los rohinyás

- PUBLICIDAD -

Un grupo de siete relatores especiales de Naciones Unidas solicitaron hoy al Gobierno de Birmania (Myanmar) que detenga la persecución y las violaciones a los derechos humanos de la minoría musulmana rohinyá.

Los relatores recordaron un comunicado que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, definió lo que ocurre en el estado birmano de Rakáin contra los rohinyás como un ejemplo claro de limpieza étnica.

"Ha habido alegaciones creíbles de serias violaciones a los derechos humanos y abusos contra los rohinyás, incluyendo asesinatos extrajudiciales, exceso del uso de la fuerza, tortura y maltrato, violencia sexual y de género, y desplazamientos forzados".

Los expertos destacaron que la violencia desatada por el Ejército birmano contra los rohinyás ha destruido 200 pueblos y decenas de miles de casas.

Recordaron que la líder de facto del país, la premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi, pidió en una declaración pública el pasado 19 de septiembre que la ayudaran a entender el éxodo de los rohinyás, 436.000 de los cuales han huido a Bangladesh en el último mes.

"Nadie elige, y especialmente cientos de miles de personas, abandonar su hogar y su tierra ancestral, por muy precarias que sean las condiciones, y huir a una tierra extraña y vivir bajo un plástico a no ser que la situación sea desesperada", denunciaron los relatores.

Agregaron que, más allá de la violencia perpetrada por el Ejército de Salvación Arakan Rohinya (ARSA) -que supuestamente fue el detonante de la represión del Ejército- "la población rohinyá en su totalidad no tenía por qué pagar las consecuencias".

"Hacemos un llamamiento a Aund San Suu Kyi para que hable personalmente con los rohinyás en el estado de Rakáin y en Cox's Bazar (Bangladesh)", dijeron.

Agregaron que si bien se alegran de que el Gobierno birmano haya dicho que aceptara a los retornados rohinyás, esta medida es inútil en la práctica porque esta comunidad no es reconocida por las autoridades birmanas y por lo tanto son apátridas.

Asimismo, mostraron su alarma por la conformidad del Ejecutivo con los actos de racismo, odio e intimidación contra los rohinyás que han llevado a cabo otros grupos religiosos.

"Birmania debería permitir el acceso sin trabas a todas las organizaciones internacionales al estado de Rakáin para poder asistir a cientos de miles de desplazados internos", solicitaron.

Además, los relatores pidieron que se permita el acceso a la comisión de investigación de la ONU a todo el territorio para determinar de forma independiente las violaciones cometidas en el país.

"Los Estados miembros de la ONU deberían ir más allá de las declaraciones y comenzar a actuar concretamente para evitar que el Ejército y las fuerzas de seguridad eliminen a la minoría rohinyá en el estado de Rakáin", concluyen.

Firman el comunicado Yanghee Lee, relatora especial sobre la situación en Birmania y Agnes Callamard, relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales.

Además, suscriben el texto Fernand de Varennes, relator especial sobre minorías; Leilani Farha, relatora especial sobre el derecho a la vivienda; Cecilia Jimenez-Damary, relatora especial sobre los desplazados internos; Mutuma Ruteere, relator especial sobre racismo, y Ahmed Shaheed, relator especial sobre libertad religiosa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha