eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Renzi y Juncker hablan en Roma de flexibilidad y solidaridad ante los refugiados

- PUBLICIDAD -
Renzi y Juncker hablan en Roma de flexibilidad y solidaridad ante los refugiados

Renzi y Juncker hablan en Roma de flexibilidad y solidaridad ante los refugiados

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, coincidieron hoy en la necesidad de apostar por la flexibilidad frente a la austeridad en la UE y por mostrar solidaridad en la gestión de la crisis migratoria.

Estos fueron los dos asuntos que centraron hoy el encuentro que ambos mandatarios mantuvieron en el Palazzo Chigi, sede del Ejecutivo italiano, como explicaron posteriormente en una rueda de prensa conjunta.

En cuanto al problema de la crisis migratoria, Juncker alabó la "conducta ejemplar" que ha tenido Italia en los últimos años y aseguró que "debería servir de modelo para otros países".

Consideró que "seguramente si todos los países hubieran adoptado la misma postura de Italia, ahora el problema sería menos grave".

Y apeló a que los Veintiocho asuman sus responsabilidades en cuanto a la acogida de los refugiados para recuperar "el camino de la solidaridad", en lugar de levantar muros que -dijo- "no resuelven los problemas sino que los amplían".

Por su parte, el primer ministro italiano se mostró crítico con los países más reticentes a aceptar el sistema de cuotas y dijo que no puede haber una "solidaridad unidireccional".

"Europa no puede dar la espalda a este problema", sostuvo.

Por eso, pidió que en los próximos encuentros entre países miembros se den señales de una "fuerte iniciativa europea" que dé respuesta a la crisis de los refugiados.

Finalmente, reconoció que Italia comparte "la posición de la CE" sobre el problema de la inmigración y deseó que Juncker "venza el desafío también con otros países que no tienen la misma sensibilidad".

Otro de los temas que ambos mandatarios pusieron sobre la mesa fue el de la flexibilidad frente a las políticas de austeridad.

A este respecto, Renzi consideró que "en los últimos diez años ha tenido razón la política económica de Estados Unidos" y no la austeridad defendida por la UE.

Por eso, elogió que la CE haya puesto en marcha tanto el plan de inversión de 315.000 millones de euros para incentivar la economía europea como que haya introducido la flexibilidad.

"Nosotros, los italianos, pensamos que Europa es política y pensamos que también es necesario que sea una Europa social. La CE debe saber que Italia (...) hará todo lo que esté en su mano para que Europa vuelva a ser un lugar para las personas y no solo un lugar para las finanzas", dijo Renzi.

"Me gustaría que la Europa que dejemos a nuestros hijos sea una Europa próxima a la que nos dejaron nuestros padres, un lugar de valores y no solo de números. (...) Una Europa social y más humana", agregó.

Una postura compartida también por Juncker, que destacó que "desde la CE" se hayan introducido "una serie de políticas de flexibilidad de las que Italia se beneficia".

"La CE no está a favor de una austeridad pura y dura. Es cierto que hay que cumplir las reglas, pero también existe la necesidad en Europa de recuperar el crecimiento económico", apuntó.

Respecto al Plan Juncker de inversiones, "del que Italia es una gran beneficiaria", el político luxemburgués confió en que "sea extendido" una vez finalice el periodo para el que se puso en marcha inicialmente.

En el ámbito nacional, Renzi dejó claro que Italia ha puesto en marcha reformas, como la de empleo o la de la administración pública, pero asumió que el endeudamiento público es todavía uno de los mayores problemas del país.

"El endeudamiento debe reducirse pero no porque lo pida Juncker o Europa, sino porque lo debe hacer un país que piensa en sus hijos. Queremos disminuir el endeudamiento público italiano", subrayó Renzi.

Para lograrlo, se comprometió a adoptar medidas, haciendo uso de la flexibilidad que se le "ha dado", pero sin confiarse.

"Utilizaremos la flexibilidad que se nos ha dado, pero no pensamos que haya que fiarse solo de la flexibilidad", dijo.

Finalmente, Renzi concluyó su intervención lanzando un mensaje: "sí a la flexibilidad, sí al plan de reformas, sí a la responsabilidad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha