eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Rey, el Gobierno y los líderes políticos repudian el atentado de Niza

- PUBLICIDAD -
El Rey, el Gobierno y los líderes políticos repudian el atentado de Niza

El Rey, el Gobierno y los líderes políticos repudian el atentado de Niza

El Rey, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, líderes políticos, alcaldes, presidentes autonómicos y representantes del mundo de la justicia, la iglesia o los agentes sociales han coincidido hoy en mostrar su repulsa por el atentado de Niza y en reclamar unidad frente al terrorismo.

A través de un telegrama que ha enviado al presidente francés, Francois Hollande, el Rey Felipe VI ha trasladado su "más profundo sentimiento de pesar" y la "más firme condena de la execrable violencia terrorista". "Nos sentimos muy cerca del querido pueblo francés", ha añadido.

Junto a la Reina Letizia, el Rey ha guardado a mediodía un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del atentado cometido anoche en Niza, acompañados de los 50 estudiantes del programa de "Becas Europa" a los que han recibido en audiencia en Zarzuela, y luego han acudido a la residencia del embajador francés en Madrid para expresarle personalmente su pésame.

Mientras tanto, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha ofrecido a Francia toda la cooperación y el "compromiso leal" de España para detectar, perseguir y castigar a los terroristas y a quienes les amparan, y ha recalcado que el terrorismo es una amenaza global que exige una respuesta "global e integrada".

En una comparecencia a primera hora en el Palacio de la Moncloa para mostrar la solidaridad de España con las familias de las víctimas del atentado de Niza, Rajoy ha lamentado "la barbarie, la sinrazón y el desprecio más absoluto a la vida humana".

Un compromiso que ha reiterado en rueda de prensa la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha hecho asimismo un llamamiento a la unidad de todos los demócratas porque, ha recalcado, es lo que más debilita a los terroristas.

El mensaje de unidad de los demócratas frente al terror ha sido el eje sobre el que han girado la mayor parte de las reacciones políticas.

Desde el Congreso, donde se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo de las más de ochenta víctimas de Niza, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha reivindicado los valores de la revolución francesa, libertad, igualdad y fraternidad, como instrumentos en la lucha contra el terrorismo.

"Hoy todos somos Niza", ha proclamado Sánchez, que ha apostado por la unidad para luchar contra el "enemigo común", el terrorismo y la barbarie, al tiempo que ha agradecido al Gobierno del PP el "tono" y la "voluntad" para informar al resto de fuerzas políticas.

Pilares "de la modernidad" del 14 de julio, de la Fiesta Nacional francesa, que también ha evocado el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha defendido una lucha contra el terrorismo que no suponga recortes de libertades ni de derechos.

"No van a encontrar diferencias hoy entre las fuerzas políticas, estamos todos a disposición del gobierno francés y del gobierno de nuestro país para todo lo que sea necesario", ha garantizado.

Desde el PP, la diputada y presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Marimar Blanco, ha trasladado su "cercanía" y su "cariño" a las víctimas del atentado de Niza y su solidaridad con todos el pueblo francés y su Gobierno.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido desde Barcelona "un pacto europeo por la seguridad y en contra del terrorismo", tras considerar que, para prevenir atentados como el de Niza hace falta una lucha global que trasciende a las políticas de cada Estado.

Una defensa "sin fisuras" de la democracia ante el terror y contra quienes "quieren destruir Europa" es lo que ha reclamado el expresidente del Gobierno José María Aznar en un mensaje difundido por la fundación FAES.

Otro expresidente, en este caso José Luis Rodríguez Zapatero, ha pedido que se renueve el "espíritu de solidaridad" ante "este fenómeno terrorista tan difícil de combatir" y contra el que sólo se puede dominar "a través de valores políticos, culturales e ideológicos".

Todos los gobiernos autonómicos han mostrado su repulsa por este ataque, como el catalán Carles Puigdemont, quien ha advertido a los terroristas de que no lograrán ganar a los demócratas ni les alejarán del compromiso y complicidad con los pueblos que hoy son víctimas de atentados.

Desde Canarias, donde inaugura los cursos de verano de la Universidad de Verano de Adeje (Tenerife), la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha defendido que el terrorismo no puede cambiar el modelo de convivencia, porque ese sería "su mayor triunfo".

En Arrasate (Gipuzkoa), el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha condenado el "brutal" atentado y ha reafirmado su "apuesta" por la "convivencia en paz y libertad en Europa, en un marco de seguridad común".

Sin palabras se queda el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ante la "sinrazón, el fanatismo y el odio" que producen "bestialidades" como el atentado de Niza, un tipo de crimen que puede ocurrir en cualquier país europeo, sobre todo "donde hay libertades y democracia".

"Tenemos que seguir adelante condenando estos terribles atentados que lo que hacen es golpear el corazón de las sociedades civilizadas", ha dicho la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, tras guardar un minuto de silencio junto a la cónsul francesa en Madrid, Christine Toudic, visiblemente afectada y que no ha hecho declaraciones.

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo, ha lamentado en Madrid el atentado "sinsentido" y "cobarde" contra personas "inocentes" en Niza y ha apelado a la unidad "de todos sin distinción" para hacer frente a la barbarie y el terrorismo.

Lo mismo que el Gobierno de Castilla-La Mancha que, en un comunicado, reitera que el fanatismo y el odio, sea cual sea su procedencia, nunca se impondrán al código de convivencia y paz compartido por la inmensa mayoría de una sociedad que tiene en la libertad y el pluralismo su guía y seña de identidad.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, acompañado de los miembros de su gobierno, ha leído en la sede del Ejecutivo una declaración de condena institucional, en la que se deja claro que su comunidad "reniega firmemente de la intolerancia; de las actitudes xenófobas, de los viles argumentos que pretenden justificar cualquier violencia, de las acciones fratricidas, de los antagonismos entre los seres humanos".

Desde Pamplona, la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, ha expresado su "repulsa" por un atentado "igualmente cruel" que otros, pero "doblemente estremecedor en la dimensión", dado el alto número de víctimas mortales, que requiere "de la respuesta y de la protesta, cívica, pero de la protesta del conjunto de los europeos".

Y el presidente riojano, José Ignacio Ceniceros, ha asegurado que la unidad de todos los que creen en la democracia tiene que ser "fuerte" porque, con ella, se logrará, "algún día, derrotar al terrorismo".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su parte, ha insistido en que "la violencia nunca es el camino" y ha defendido que la paz es la única vía, ya que "todo conflicto se puede plantear siempre que sea a través del diálogo y sin violencia".

También han llegado las condolencias de la Iglesia, como la del cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, que ha considerado que atentados como los de Niza son "incompatibles con el valor inviolable de cada vida humana".

Del mismo modo, la Comisión Islámica de España ha mostrado su consternación y conmoción por la acción "asesina" de anoche en Niza y ha transmitido sus condolencias más sentidas y su solidaridad por las víctimas, "absolutamente inocentes, ajenas al odio criminal violento del autor de los hechos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha