eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rivera e Iglesias centran sus ataques en Sánchez ante la ausencia de Rajoy

- PUBLICIDAD -

Los candidatos de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, han aprovechado hoy el debate a tres con el líder socialista, Pedro Sánchez, para centrar en él sus ataques por las políticas del PSOE ante la ausencia del jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, que renunció a asistir al acto.

El debate, organizado por el diario El País, se ha desarrollado durante casi dos horas en las que los tres candidatos no han desvelado propuestas nuevas, aunque sí han remarcado que la oferta de reformas con la que concurren a las elecciones del 20 de diciembre tienen como objetivo propiciar un cambio en España y pasar página a los cuatro años de mandato de Rajoy.

Sánchez, Iglesias y Rivera han coincidido en la necesidad de llegar a grandes pactos en la próxima legislatura, como en educación, pensiones y protección de los derechos sociales.

También han tenido puntos en común, aunque con matices y aportando distintas recetas, sobre la lucha contra la corrupción, la respuesta ante el independentismo catalán y la unidad ante el terrorismo yihadista, aunque Iglesias ha vuelto a rechazar cualquier intervención militar para derrotar al Estado Islámico.

El pacto contra el yihadismo ha sido el asunto que ha abierto el debate, en el que ha habido un atril vacío para hacer patente la ausencia de Rajoy.

Para Sánchez, el jefe del Ejecutivo ha estado "ausente" en el debate "como ha hecho durante los últimos cuatro años", marcados por "la inacción política, la desidia y el mirar para otro lado mientras los problemas crecían".

A partir del bloque económico, Rivera e Iglesias han ido combinando sus principales medidas con continuos reproches a Sánchez por las políticas que el PSOE hizo durante sus etapas en el gobierno.

"Es exactamente igual de malo el modelo laboral de Zapatero que el de Rajoy: paro, paro y más paro", le ha espetado Rivera a Sánchez, quien ha rechazado el contrato único que propone Ciudadanos con el argumento de que es "plantear una vuelta de tuerca más a la reforma laboral" del PP.

"La derecha de Albert Rivera defiende que cuanto antes te despiden menos cuesta despedir", le ha replicado el candidato socialista.

Iglesias, por su parte, ha terciado en el momento de mayor tensión llamando a ambos a "relajar el tono", un llamamiento a la tranquilidad que ha reiterado en numerosas ocasiones.

También se ha mostrado de acuerdo con Sánchez en que el contrato único es "igualar por abajo", pero ha incidido en que el candidato del PSOE "no es creíble", porque su partido "es diferente cuando hace campaña que cuando gobierna".

Más coincidencias ha habido a la hora de reivindicar un gran pacto sobre educación para impedir, como ha ocurrido durante la democracia, que el PP y el PSOE "cambien la ley peleándose entre ellos" cada vez que llegan al Gobierno.

Sánchez e Iglesias han abogado por este acuerdo cimentándolo en la derogación de la ley aprobada por el PP (Lomce), sobre la que Rivera no ha concretado qué aspectos mantendría.

Mucho debate, y muy enconado en ocasiones, ha habido a cuenta del modelo territorial. Iglesias ha prometido una consulta en Cataluña, convencido de que buena parte de los independentistas lo son por las políticas del PP. "Si sigue Rajoy cuatro años más, se va a querer ir de España hasta Valladolid", ha bromeado.

Su propuesta ha sido muy criticada, especialmente por el líder del PSOE, que le ha recordado que ninguna constitución reconoce el derecho de autodeterminación.

En otro momento, Sánchez y Rivera se han cruzado duros reproches después de que éste le echara en cara los pactos de los socialistas en algunas localidades catalanas con partidos secesionistas.

"A mí no me llames independentista porque yo a ti no te llamo de extrema derecha por haber pactado en 2009 con un partido que se llamaba Libertas", le ha contestado Sánchez, quien ha insistido en la reforma constitucional como herramienta para buscar un encaje en Cataluña.

Iglesias ha mediado en la polémica con una ironía: "No estoy de acuerdo con que Rivera sea de derechas; Rivera es de lo que haga falta".

Sobre la ley electoral, Podemos quiere ampliar la circunscripción electoral a las comunidades -ahora son las provincias-, en tanto que Ciudadanos es partidario de reducirla a los distritos.

El candidato de C's ha rehuido hablar de casos concretos de corrupción con el argumento de que "los españoles están cansados del y tú más" del PP y el PSOE y ha planteado un pacto nacional para combatir esta lacra, acabar con los aforamientos y aprobar las listas abiertas.

Sánchez, que ha reivindicado la labor de los jueces y fiscales en la lucha contra la corrupción política, así como la del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ha prometido potenciar los recursos de la policía, los fiscales y los jueces, si gobierna, y ha mostrado su declaración de bienes y patrimonio.

Pablo Iglesias ha diferenciado entre la corrupción ilegal y la legal, que "sirve para que manden los que no se han presentado a las elecciones".

Ha habido diversos encontronazos, en especial cuando Iglesias ha afirmado, como ejemplo de "puertas giratorias", el que la exministra Trinidad Jiménez vaya a ocupar el puesto dejado vacante por Rodrigo Rato en Telefónica, lo que Sánchez ha calificado de "difamación".

"Confundes la nueva política con la difamación, igual que hace Monedero con Albert Rivera. De Monedero me lo podía esperar, de ti no me lo esperaba", ha abroncado el candidato socialista al de Podemos.

Pese a estos enganchones verbales, el debate entre los candidatos, que se han tuteado, ha transcurrido con cortesía y dinamismo, al que también han contribuido las preguntas del público, todo ello moderado por el periodista Carlos De Vega.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha