eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rubio y Cruz dominaron un debate republicano que dio vida a Bush contra Trump

- PUBLICIDAD -
Rubio y Cruz dominaron un debate republicano que dio vida a Bush contra Trump

Rubio y Cruz dominaron un debate republicano que dio vida a Bush contra Trump

Los senadores Marco Rubio y Ted Cruz dominaron el quinto debate de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca en 2016, donde el exgobernador Jeb Bush recobró brío con un ataque al magnate Donald Trump, afirman hoy los expertos en EEUU.

Los nueve aspirantes a la candidatura presidencial republicana mejor situados en las encuestas, encabezados por Trump, se vieron las caras ayer martes en la ciudad de Las Vegas en su último debate de 2015, que emitió la cadena CNN en horario de máxima audiencia.

A falta aún de sondeos sobre esa pugna dialéctica, la mayoría de los medios y comentaristas políticos colocaron hoy en sus listas de ganadores a Rubio y Cruz, ambos de origen cubano, así como al exgobernador de Florida Jeb Bush, hijo y hermano de presidentes.

Vestidos ambos con traje azul marino, camisa blanca y corbata roja, al igual que la mayoría de sus contrincantes en el estrado, Rubio y Cruz discreparon arduamente sobre cuestiones de seguridad nacional e inmigración, y acapararon la atención durante una parte significativa de las más de dos horas que duró el debate.

"Los dos senadores han subido en las últimas encuestas -Cruz mucho más que Rubio- y cada uno pareció mantener ese impulso" en el careo televisivo, señaló Niall Stanage, del diario especializado en información política "The Hill".

En las encuestas nacionales al electorado republicano, Cruz y Rubio ocupan la segunda y la tercera posición, respectivamente, por detrás de Donald Trump, según la web Real Clear Politics, que calcula la media de las sondeos publicados hasta la fecha.

Mike Alle, del diario "Politico", llegó incluso a describir a Rubio como "el Barack Obama de 2008", en referencia a la primera campaña electoral que llevó al poder al actual presidente demócrata de EEUU, al subrayar sus dotes de "comunicador con talento" y su habilidad para "estar a la altura de los grandes momentos".

Otro de los ganadores de la contienda televisiva republicana fue Jeb Bush, quien partía hace meses como gran favorito para la nominación del partido de cara a las elecciones presidenciales de 2016, pero se ha desinflado de manera estrepitosa en las encuestas.

En Las Vegas, Bush emergió como un ave fénix y se atrevió con Trump, a quien colgó el cartel de "candidato del caos" por proponer recientemente el veto temporal a la entrada de musulmanes en Estados Unidos como respuesta a la amenaza del terrorismo yihadista.

"Donald es muy bueno con los titulares, pero es el candidato del caos. Y sería el presidente del caos", dijo el exgobernador al cariacontecido magnate inmobiliario.

Visiblemente tenso, Trump achacó a su adversario haber "fracasado en su campaña, que es un desastre", a la luz de sus malos resultados en las encuestas, en las que ocupa la quinta posición a casi treinta puntos porcentuales del magnate, según Real Clear Politics.

A juicio de Chris Cillizza, del diario "The Washington Post", Bush "finalmente" mostró "espíritu y lucha" en un debate republicano, al abandonar el tono poco convincente exhibido en careos anteriores y pasar al ataque.

El fuego cruzado entre ambos aspirantes continuó hoy en la red social Twitter, en la que Trump escribió que Bush "tuvo una noche dura en el debate", mientras la campaña del exgobernador insistió en que el multimillonario es un candidato "caótico y equivocado".

Con todo, el magnate, que se mueve mejor en sus mítines multitudinarios que en los debates marcados por la confrontación de ideas, no salió malparado del careo, de acuerdo con los expertos.

Entre los grandes perdedores de la noche destaca el neurocirujano retirado Ben Carson, que volvió a exhibir sus carencias en materia de política exterior y seguridad nacional.

"Una y otra vez, cuando se le pregunta por política exterior y seguridad nacional, Carson dice muchas palabras, pero muy pocas tienen sentido juntas", dijo Cillizza sobre el neurocirujano, que ha perdido paulatinamente terreno en los sondeos en las últimas semanas y se sitúa en el cuarto puesto, según Real Clear Politics.

La única mujer presente en el debate, la ex consejera delegada de Hewlett Packard (HP) Carly Fiorina, fue una figura marginal y no logró nunca el protagonismo que, en ocasiones, buscó con ahínco.

También opinó hoy sobre el careo republicano el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, quien, en su rueda de prensa diaria, afirmó que escuchó de los aspirantes conservadores "muchas fanfarronadas, pero muy pocas buenas ideas".

El debate se celebró a un mes y medio de que arranquen, en el estado de Iowa, las elecciones primarias que desembocarán en la convención nacional del Partido Republicano en julio próximo, de donde saldrá el candidato definitivo a la Presidencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha