eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rusia y Siria han usado municiones de racimo en el país árabe, según HRW

- PUBLICIDAD -

Rusia y Siria han utilizado ampliamente en sus últimas ofensivas militares conjuntas en el país árabe municiones de racimo, prohibidas internacionalmente, denunció hoy la organización Human Rights Watch (HRW).

La ONG ha documentado 47 ataques con este tipo de armamento, que ha matado y herido a decenas de civiles en zonas bajo control opositor en tres provincias sirias desde el pasado 27 de mayo, según un comunicado.

"Desde que Rusia y Siria renovaron sus operaciones aéreas conjuntas hemos visto un empleo implacable de las municiones de racimo", lamentó el subdirector de Emergencias de HRW, Ole Solvang, quien instó a Moscú a garantizar de inmediato que ninguna de las dos utilizará esta "arma intrínsecamente indiscriminada".

Muchos de los ataques tuvieron lugar en áreas al norte y al oeste de la ciudad de Alepo, se indica en la nota.

Rusia ha negado el uso de esa clase de armamento en el territorio sirio, pero HRW destacó que hay "pruebas crecientes" de que ha acumulado municiones de racimo y que las ha empleado o ha participado directamente en ataques con ellas.

HRW puso como ejemplo el bombardeo del pasado día 11 en el pueblo de Termanin, en la provincia septentrional de Idleb, donde tres aviones llevaron a cabo tres ataques, que causaron la muerte de 10 personas, incluido un menor, y heridas a 30.

Según la organización, en este caso se usaron municiones de racimo y otro tipo de armas.

Nueve residentes de esa población afirmaron a HRW que todas las víctimas eran civiles y que la zona del ataque era una especie de mercado para compra y venta de combustible, al que acudían muchos ciudadanos.

Para HRW, la presencia de civiles, el empleo de municiones de racimo y los bombardeos de forma repetida contra el mismo objetivo, incluso después de que los equipos de rescate llegaran, hacen que el ataque a Termanin sea "ilegal".

Dos testigos declararon a la ONG que el bombardeo fue ejecutado por al menos tres aviones, y uno de ellos aseguró que dos de los aparatos era SU-34 y otro, un SU-24.

La ONG recordó que Rusia es el único país que opera los SU-34 y agregó que ha tenido acceso a vídeos y fotografías del día del ataque en los que se aprecia un avión de este tipo lanzando una bomba cerca del lugar y a la hora en que se produjo el ataque.

HRW reconoció que no ha sido capaz de establecer si el SU-24 era operado por fuerzas rusas o sirias, y cuál aeronave arrojó las municiones de racimo en Termanin.

Las municiones de racimo se prohibieron en 2008 debido a su impacto indiscriminado sobre los civiles y el daño prolongado que producen.

Generalmente, tras ser disparadas, explotan en el aire y esparcen decenas y, a veces, cientos de pequeñas bombas sobre áreas del tamaño de un campo de fútbol pero, a menudo, el mecanismo falla y no estallan, con lo que dejan restos igual de peligrosos que las minas antipersonales.

Un total de 108 países han firmado la convención internacional que las prohíbe, que no ha sido suscrita por Rusia, EEUU o Siria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha