eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rusia aprovecha el fallido deshielo con EE.UU. para retomar las posiciones en Cuba

- PUBLICIDAD -
Rusia aprovecha el fallido deshielo con EE.UU. para retomar las posiciones en Cuba

Rusia aprovecha el fallido deshielo con EE.UU. para retomar las posiciones en Cuba

El anuncio de la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos tras casi seis décadas de enemistad cumple hoy tres años con un panorama poco esperanzador por la hostilidad del presidente estadounidense, Donald Trump hacia La Habana, que Rusia ha aprovechado para volver con ímpetu a la isla.

En seis meses, un acercamiento que avanzaba lento pero parecía definitivo se ha tornado en un endurecimiento político cuyas consecuencias, alertó esta semana el Gobierno cubano, empiezan a notarse.

"Los primeros efectos adversos ya se hacen sentir", dijo el viernes Josefina Vidal, directora para EE.UU de la cancillería cubana y la cara más visible del deshielo por parte de la isla.

La cifra de viajeros estadounidenses que llegaban a Cuba, que se había disparado casi al 250 %, empieza a descender, el diálogo bilateral en temas como salud o medio ambiente está paralizado y reuniones de alto nivel previstas en La Habana se trasladaron a Washington.

Al compás de ese deterioro, los antiguos aliados rusos comenzaron a dar señales inequívocas de un reavivado interés por la isla, con gestos vitales para su economía como el envío en mayo de un cargamento petrolero para paliar el desplome de los envíos de crudo subsidiado desde Venezuela.

Seis meses antes de que el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su colega cubano, Raúl Castro, anunciaran el restablecimiento diplomático -negociado en secreto durante 18 meses-, Rusia condonó el 90% de la deuda contraída por la isla.

Apenas medio año después, el presidente cubano se reunió en Moscú con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Este mismo sábado, Castro, recibió al presidente de la mayor petrolera rusa (Rosneft), Igor Sechin, considerado la mano derecha de Putin.

Rusia, cuarto socio comercial de Cuba, participa en la millonaria modernización del ferrocarril cubano, la empresa Lada ha reactivado los envíos de automóviles y el turismo ruso creció un 40 % hasta septiembre.

Ya poco después de la victoria de Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses del 8 de noviembre de 2016 Cuba y Rusia firmaban un grupo de acuerdos en las áreas militar, de transporte, energía eléctrica y de medicamentos.

Trump desveló al final de su campaña electoral que no seguiría los pasos de Barack Obama respecto a Cuba, postura atribuida entonces a la búsqueda de los votos del exilio cubanoamericano, de talante anticastrista.

Pero seis meses después de llegar a la Casa Blanca, pasó a los hechos con un memorando que zanjaba el acercamiento mediante nuevas sanciones contra los militares cubanos y los viajes de los estadounidenses a Cuba.

La Habana, según publica este domingo el diario estatal Juventud Rebelde, cree que Trump "ha convertido a Cuba en una mera ficha de cambio para sus turbios manejos de política interna", dado que el senador Marco Rubio, paradigma del anticastrismo en EE.UU, integra el comité parlamentario que investiga la injerencia rusa en las elecciones presidenciales.

Las nuevas reglas publicadas por los departamentos del Tesoro, Comercio y Estado de EE.UU, que buscaban estrangular económicamente a la cúpula dirigente cubana, han creado también un clima de temor e incertidumbre entre los inversionistas americanos.

"Tienen un efecto intimidatorio y disuasorio" y "confirman el serio retroceso entre los vínculos de ambos países", ratificó Vidal.

Además, La Habana, que escudriña los gestos diplomáticos, no se ha salvado del verbo explosivo de Trump, quien en junio, rodeado de eufóricos anticastristas en Miami, se despachó contra Raúl Castro y antes de asumir el poder celebró la muerte de Fidel Castro.

El Kremlin manifestó entonces su "solidaridad inquebrantable" con Cuba ante el "estilo altanero" de Washington.

El principal logro diplomático del deshielo, la reapertura de embajadas (julio de 2015) se mantiene, pero tampoco ha esquivado los vaivenes de los últimos meses y en este momento ambas legaciones funcionan bajo mínimos.

La mayoría de los funcionarios de EE.UU hizo las maletas después de que Washington revelara que más de veinte de sus diplomáticos sufrieron unos extraños ataques acústicos en Cuba, incidentes cuya veracidad ha cuestionado el Gobierno de la isla y que aún se investigan; Cuba también debió a reducir su representación en Washington.

A propósito de ese incidente, el senador demócrata Patrick Leahy, valedor del deshielo y conocedor de Cuba, avisó hace dos meses de que la situación beneficiaba a Rusia.

"Aunque no sabemos quién es responsable, sabemos que nuestros adversarios en el extranjero, incluida Rusia, tienen una clara motivación para abrir una brecha entre EE.UU y Cuba, con el fin de lograr sus fines geopolíticos. Y como estamos viendo en todo el mundo, cuando nosotros nos desconectamos, nuestros adversarios se apresuran a llenar el vacío", escribió Leahy en el Huffington Post.

Hoy, el ambiente en Cuba es pesimista. "Otros nuevos zarpazos podrían producirse en los próximos meses", concluye el artículo de Juventud Rebelde.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha