eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Saad Hariri vuelve al Líbano por el décimo aniversario del asesinato de su padre

- PUBLICIDAD -
Saad Hariri vuelve al Líbano por el décimo aniversario del asesinato de su padre

Saad Hariri vuelve al Líbano por el décimo aniversario del asesinato de su padre

El ex primer ministro libanés Saad Hariri llegó anoche a Beirut para asistir hoy a la ceremonia de conmemoración del décimo aniversario del asesinato de su padre, Rafic Hariri, informó la prensa local.

Hariri, que vive entre Riad y París por temor a tener el mismo destino que su padre, estuvo en la capital libanesa por última vez en agosto pasado, tras los choques entre yihadistas y el Ejército libanés en la región de Arsal, limítrofe con Siria.

Rafic Hariri fue asesinato el 14 de febrero de 2005 en un atentado con camión bomba en Beirut que dejó 21 muertos y más de 200 heridos, desencadenando un movimiento popular que llevó a la retirada de los soldados y agentes sirios después de mas de 29 años de ocupación, ya que se atribuye a Siria el magnicidio.

Hasta ahora se desconoce con exactitud quién fue el instigador del asesinato de Hariri, una de las personalidades suníes más influyentes en el Líbano y el resto de la región, y con contactos a nivel internacional.

El Tribunal Especial para el Líbano, que investiga este caso, acusó a cinco miembros de Hizbulá de haber ejecutado el atentado, pero el grupo chií ha rechazado entregarlos a la justicia internacional alegando que es un instrumento en manos de EEUU e Israel.

Está previsto que esta tarde Saad Hariri pronuncie un discurso en la ceremonia que tendrá lugar en el centro de exposición Biel, localizado en el corazón de Beirut.

El ex primer ministro dejó precipitadamente el Líbano en 2011 después de que cayese su Gobierno de unidad nacional, tras la retirada del Ejecutivo de los aliados de Hizbulá, y fuese informado de que su vida estaba amenazada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha