eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Samarás considera preocupante la decisión del BCE de rechazar bonos griegos

- PUBLICIDAD -

El ex primer ministro conservador y líder de Nueva Democracia, principal partido de la oposición en Grecia, Andonis Samarás, consideró hoy preocupante la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de dejar de aceptar los bonos griegos como garantía en sus operaciones de refinanciación.

"La decisión del BCE es preocupante, pero lo peor se puede evitar aún y es nuestro deber no dejar que el país llegue al borde del abismo", afirmó Samarás ante el grupo parlamentario de Nueva Democracia, tras la ceremonia de constitución del nuevo Parlamento griego.

El líder del principal partido de la oposición recordó a sus diputados que "el presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Schultz, advirtió de que Grecia se arriesga a una quiebra al no respetar sus compromisos".

"Se trata de lo que intentaba y seguiré intentando evitar", destacó Samarás.

El ex primer ministro evitó pronunciarse sobre su derrota electoral, pasando esta responsabilidad a su grupo parlamentario.

"El resultado electoral y la crítica a nuestra estrategia se tratará en la próxima reunión del grupo parlamentario en dos semanas", dijo Samarás a los diputados de su formación.

Además, advirtió a los posibles candidatos a sucederle de que ciertos "oligarcas" intentan hundir a Nueva Democracia en una crisis interna "porque quieren una oposición débil, pero no les haremos este favor", recalcó Samarás.

El líder conservador criticó con dureza al Gobierno de coalición encabezado por el izquierdista Syriza, al que acusó de estar listo "o para la ruptura con Europa o para dar un giro radical a su política en un tiempo y en un lugar erróneo".

"Ya no hablan de la quita de la deuda y se sentirán aliviados si consiguen lo que nosotros ya habíamos conseguido", comentó el ex primer ministro.

Samarás estimó, asimismo, que hay muchas similitudes entre el comportamiento del actual primer ministro, Alexis Tsipras, y del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, con la actitud del ex primer ministro, Yorgos Papandreu, y su titular de Finanzas en 2010, Yorgos Papakonstandinu, cuando Grecia firmó su primer plan de rescate.

Además criticó la intención de Syriza de restablecer el salario mínimo en 751 euros que, a su juicio, en vez de incrementar los ingresos del Estado, provocará un aumento de los despidos.

"Si el Gobierno decide poner en marcha lo que prometió, la vida será dura", pronosticó Samarás.

El presidente de Nueva Democracia dedicó la mayor parte de su discurso a defender la labor de su Ejecutivo, de la que se declaró "orgulloso".

"Nos encargamos de un caos y lo transformamos en un país normal", destacó Samarás, que enumeró los logros de su Gobierno en materia de reformas estructurales que, según dijo, permitieron a Grecia "salir de la crisis".

Al final de su discurso, el ex primer ministro admitió "unos errores" de gestión, de los cuales responsabilizó a "la coalición obligatoria" que tuvo que acordar con el partido socialdemócrata Pasok.

Entre ellos mencionó la marcha atrás de su Gobierno en la idea inicial de limitar drásticamente el derecho a la huelga y la introducción del Enfia, el impuesto sobre la propiedad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha