eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez busca "echar al amigo de Bárcenas" y avisa: C's quiere gobernar con el PP y Podemos ganar al PSOE

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido este miércoles en Toledo en que el único partido que puede garantizar el cambio en España es el suyo, porque "Ciudadanos pide el voto para gobernar con el PP y Podemos pide el voto para ganar al PSOE". "Nosotros, los socialistas, pedimos el voto para crear empleo con derechos, reconstruir el Estado del Bienestar y echar al amigo de Bárcenas de La Moncloa el próximo 20 de diciembre", ha afirmado.

- PUBLICIDAD -

Así se ha pronunciado el líder de los socialistas en un mitin en Toledo, en el que ha sido aclamado por más de 1.500 personas que han abarrotado el Palacio de Congresos El Greco, donde también ha tomado la palabra el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y al que ha acudido el expresidente José Bono.

Sánchez ha puesto como ejemplo la labor de los socialistas en esta comunidad, ahora en el Gobierno --desde las elecciones del pasado mes de mayo--, pero también en la legislatura pasada, donde, como el PSOE federal, ha hecho "oposición a los recortes, a la corrupción" y a quienes han "suprimido los derechos de los trabajadores".

Y ha asegurado que estas son sus motivaciones para ganar al PP, que es para lo que, ha dicho, pide el voto, no como Ciudadanos y Podemos, a quienes ha atribuido otros objetivos electorales.

Por eso, y aunque el 20 de diciembre habrá "muchas opciones políticas", ha avisado de que "la mayoría de ellas llevan a perpetuar a Rajoy" en el Gobierno y "sólo una liderará el cambio político en España, el PSOE".

ANTES DE HABLAR DE PACTOS, LO PRIMERO ES GANAR AL PP

Así, y aunque ha reconocido que "ahora" se habla "mucho de pactos, de no pactos", ha insistido en que "antes de pactar, antes de acordar", lo que hay que hacer "primero" es "ganar a la derecha y al PP". "Porque si no gana el PSOE y suman las derechas, quien gobierna es Rajoy", ha recalcado.

Y ha hecho hincapié en que no se trata de contar "escaños ni sillas", sino que se está "hablando de construir una España de derechos, de libertades, para la mayoría", de poner "en pie la España de las oportunidades".

De esta forma, Sánchez ha continuado con su mensaje de que "la única opción real de cambio" en este país se llama PSOE y ha cargado contra Podemos y Ciudadanos. Del primero, ha dicho que sus miembros "empezaron a militar en IU", después montaron Podemos y "ahora trabajan para la izquierda desunida"; y de los de Ciudadanos, que "tendrán 20 años menos", pero son el PP.

Además, ha defendido que el partido de Pablo Iglesias busca hacer "lo que hizo el PSOE" y, como viene repitiendo en sus mítines, ha querido dar "una buena noticia": "Lo volveremos a hacer nosotros, los socialistas, eso es lo que va a pasar".

Pese a estos 'recados', en Castilla-La Mancha, donde Podemos apoyó la investidura de García-Page, Sánchez no ha cargado las tintas contra la formación morada como hiciera ayer en La Coruña. Sí ha apelado a la "raza" de los socialistas pero no se ha referido a las "lecciones" que, según dijo, pretende dar Podemos a los socialistas.

Con un tono más tranquilo que el empleado en Galicia, también ha apelado al orgullo socialista y ha defendido que ser del PSOE es apoyar los servicios públicos, la sanidad y la educación, y suprimir los copagos. Es, ha dicho, defender la "cadena de solidaridad" que "pretende quebrar el PP si sigue otros cuatro años más".

Sánchez ha insistido en que la derecha "ha utilizado esta crisis como excusa para hacer lo que realmente querían hacer" y, por eso, ha llamado a todos los españoles a votar al PSOE para recuperar los derechos que los 'populares' les han "robado" a los españoles esta legislatura.

Y ha respondido a Ciudadanos, que le reprocha "el impulso derogador", defendiendo que no se quiere "derogar por que sí" las leyes del Gobierno del PP, sino "para recuperar los derechos que la derecha ha quitado estos cuatro años".

Sánchez ha insistido en que el PP y el PSOE no son iguales y, para demostrarlo, ha hablado incluso de sueldos. Así, ha dicho que él cobra ahora 88.000 euros como líder de la oposición, mientras que Rajoy ganaba 230.000 euros, sin tener en cuenta "los sueldos en negro del PP", cuya legalidad tendrá que dictaminar "la justicia".

Además, ha garantizado que, si gana las elecciones, liderará un "gobierno limpio". Y, en ese momento ha tenido un 'lapsus', cuando ha hablado de cuando fue "elegido presidente del Gobierno", en lugar de secretario general del PSOE. "Me estoy adelantando al 20 de diciembre", ha apuntado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha