eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez seguirá sin entrar en el cuerpo a cuerpo contra Podemos y Ciudadanos, porque su adversario es el PP

Aunque en septiembre alertaba contra los populismos, ahora rechaza 'combates' con Iglesias y Rivera

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez seguirá sin entrar en el cuerpo a cuerpo contra Podemos y Ciudadanos, porque su adversario es el PP

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, está decidido a continuar la campaña para las elecciones del 24 de mayo sin entrar en el cuerpo a cuerpo contra Podemos y Ciudadanos y centrando todos sus ataques en el PP, una estrategia que ya venía aplicando en los últimos meses y que cree que se ha visto refrendada con la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Según han informado a Europa Press fuentes de Ferraz, el líder de los socialistas no tiene previsto salirse del guión que rige sus actos de campaña, en los que ni menciona a los nuevos partidos. Su objetivo según avance la campaña seguirá siendo reivindicar al PSOE como el garante de los derechos que, afirman, se han visto erosionados por los gobiernos 'populares'.

El PSOE considera que su principal adversario es el PP y defiende que esto ha quedado acreditado en el sondeo del CIS, que situaba a estos dos partidos a poco más de un punto de diferencia, y a casi diez del tercero, Podemos, que a su vez estaba a tres puntos de Ciudadanos. Es decir, que hay dos partidos que se pelean el primer puesto y otros dos el tercero.

Por ello, afirman las fuentes consultadas, la estrategia de la campaña socialista seguirá centrándose en mostrar al PSOE como la alternativa al PP, un mensaje que los dirigente socialistas vienen repitiendo desde hace semanas, al que siempre se le añade la coletilla de que, además, son el "cambio seguro". Ésta es una de las pocas alusiones a los nuevos que hacen y seguirán haciendo los socialistas.

A LA CAZA DEL INDECISO A BASE DE PROPUESTAS

La dirección del PSOE es consciente del peso de los indecisos en las elecciones de mayo --según el barómetro del CIS la mitad del electorado no tiene decidido su voto-- y aspira a atraerlos a base de propuestas.

Precisamente, ésta será la única confrontación que buscarán con los nuevos partidos: poniendo encima de la mesa sus programas electorales y evidenciando que Podemos y Ciudadanos "no tienen" programa autonómico ni municipal, señalan estas fuentes.

Esto se ajusta a la crítica que desliza Sánchez en algunas de sus intervenciones, asegurando que el PSOE no es "la izquieda que protesta", sino la que "convierte la protesta en propuesta y la propuesta en acción política desde el Gobierno".

Pero, más allá de esto, los socialistas van a evitar entrar en la confrontación directa con estos partidos y, en particular, con sus líderes, Pablo Iglesias y Albert Rivera, a los que Sánchez sólo menciona cuando se le pregunta expresamente por ellos.

Así ocurrió el pasado sábado en una entrevista en televisión, en la que, aunque explicó que no los conocer todavía personalmente, dijo que cree que se podrá "entender" con Iglesias y Rivera.

De hecho, y si se confirma el escenario que plantean las encuestas, esto será una obligación para los socialistas. Y aquí puede estar otra explicación de la estrategia del PSOE en esta campaña.

UN DIRIGENTE DE LA EJECUTIVA: NO HAY QUE "QUEMAR LOS PUENTES"

Según ha explicado a Europa Press un destacado dirigente de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, los socialistas no quieren entrar en críticas feroces contra los líderes de Podemos y Ciudadanos, porque después de las elecciones de mayo van a tener que hablar y no quieren "quemar los puentes" antes de tiempo.

Por lo pronto, el secretario general del PSOE ya ha explicado que dará vía libre a sus 'barones' para que pacten con quien sea necesario, excluyendo sólo cualquier acuerdo con el PP y con Bildu. Así, los socialistas contemplan que puedan darse escenarios diversos, con pactos con Podemos o con Ciudadanos.

Lejos queda el mensaje que lanzaba Sánchez en septiembre, un mes después de llegar a la Secretaría General del PSOE, cuando aseguraba que su partido no pactaría ni con el PP ni con los "populismos", término que usaba entonces para referirse al partido de Pablo Iglesias. Ahora, los socialistas asumen que hay que "gestionar la realidad" y que esto pasará por tener que entenderse con los nuevos partidos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha