eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Schulz carga contra las fronteras en Europa en el Premio Carlomagno

- PUBLICIDAD -
Schulz carga contra las fronteras en Europa en el Premio Carlomagno

Schulz carga contra las fronteras en Europa en el Premio Carlomagno

En la ciudad donde reposan los restos de Carlomagno, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, recogió hoy el premio que lleva el nombre del emperador, al tiempo que hizo un alegato a favor de no reintroducir fronteras en la Unión Europea y de la unidad del continente.

Schulz, un "hijo de la posguerra", inició su discurso rememorando cómo en su infancia acudía a la plaza principal de Aquisgrán (Alemania) a ver pasar a los padres fundadores de la hoy Unión Europea (UE) que eran galardonados con un premio que nunca "imaginó" obtener, para después dar un tono más duro a sus palabras.

El socialdemócrata alemán, de 59 años, rememoró los años en los que las líneas fronterizas partían Europa y dividían a sus ciudadanos, y lanzó una advertencia contra quienes "pretenden reintroducir las fronteras" y los defensores de ideas como "abandonar el euro".

"Conseguimos superar lo que nos separaba para construir lo que ahora nos une (...) Y esta es la razón por la que me opongo con energía a todas las tentativas dirigidas a robarnos esa libertad", proclamó el nuevo "Karlspreisträger".

Ante una audiencia compuesta por personalidades como los presidentes de Francia, François Hollande, y Alemania, Joachim Gauck, Schulz hizo un llamamiento: "¡Dejemos de denigrar a la Unión Europea! Hemos hecho tanto juntos".

"Dejen de imputar a Bruselas todos los fiascos y problemas no resueltos y de apuntarse los logros como si fueran nacionales, pues eso precisamente contribuye al desafecto de los ciudadanos hacia la Unión", pidió el presidente de la Eurocámara a los líderes nacionales.

A la cita ha acudido el rey de España, quien participa por segunda vez en la entrega del galardón, más de tres décadas después de presenciar cómo el medallón con la efigie de Carlomagno fue otorgado a su padre, el rey Juan Carlos I.

Felipe VI, que aprovechó la ocasión para saludar a los ciudadanos que le recibieron con banderas españolas y alabanzas, estuvo acompañado por el ministro de Justicia español, Rafael Catalá, y el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo.

La condecoración se otorga cada año desde 1950 a personalidades o instituciones que han desempeñado un papel destacado a favor de Europa, entre ellos los padres fundadores de la Unión Europea, un proyecto que ahora es visto como una "torre de marfil" por los europeos, lamentó Schulz.

El presidente de la Eurocámara, que abandonó su oficio de librero por la política, dijo haber asumido su actual cargo "para abrir de par en par las puertas y las ventanas de la casa Europa", y pidió trabajar para recuperar la "confianza" de los ciudadanos.

Schulz no ha dudado en superar su papel como presidente de la Eurocámara en sus tres años de mandato, dotando a la institución de un mayor carácter y presencia política comunitaria, lo que es considerada su principal aportación a la construcción europea.

Su europeísmo le ha llevado a protagonizar momentos memorables en las bancadas europeas, como el encontronazo que mantuvo con el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi en 2003 cuando éste le sugirió que podría participar en una película como líder nazi.

Recientemente ha desempeñado un inesperado papel conciliador durante el momento más alto de la tensión vivida entre el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y sus colegas europeos, especialmente los alemanes, por un agrio cruce de declaraciones sobre una de las más profundas cicatrices europeas, la II Guerra Mundial.

El conflicto también fue evocado en Aquisgrán por el actual presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien dedicó unas emotivas palabras a Schulz durante la cena celebrada en la víspera de la ceremonia, a la que también acudió Felipe VI.

"Nuestra responsabilidad sigue siendo nunca olvidar la catástrofe que ocurrió en Europa, aún viva en nuestra memoria: los amargos frutos de la depresión económica, el nacionalismo militante, el odio racial y el totalitarismo. Su legado está entre nosotros todavía", dijo Tusk.

Completando la primera plana de la política comunitaria, también acudió a la ceremonia el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Otros invitados fueron el expresidente del Consejo Europeo y anterior galardonado Herman Van Rompuy, así como el rey de Jordania, Abdalá II, los presidentes de Lituania, Dalia Grybauskaite, y Ucrania, Petró Poroshenko, y el ex alto representante de la UE Javier Solana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha