eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Senado aplaza el calendario previsto para renovar el Constitucional

- PUBLICIDAD -
El Senado aplaza el calendario previsto para renovar el Constitucional

El Senado aplaza el calendario previsto para renovar el Constitucional

El Tribunal Constitucional ha recibido una comunicación del Senado en la que se prorroga -de momento, hasta el 12 de enero- el nombramiento de los cuatro magistrados de la institución cuyo mandato culmina el 29 de diciembre próximo, entre ellos su presidente, Francisco Pérez de los Cobos.

El aplazamiento de la renovación de un tercio de los integrantes del alto tribunal afecta no sólo al citado presidente; también a la vicepresidenta, Adela Asúa; al magistrado Ricardo Enríquez y a quien esté destinado a cubrir el vacío que dejó el fallecido Luis Ignacio Ortega. Todos ellos fueron elegidos en 2010.

Corresponde al Senado nombrar a sus sustitutos y desatar con ello el proceso para designar presidente -puesto para el que podrían competir Andrés Ollero y Juan José González Rivas, entre otros-. A ellos cabe sumar, siguiendo la regla no escrita de que se elija al presidente entre los magistrados más antiguos, Fernando Valdés Re y Encarnación Roca.

El primero, progresista, tiene escasas posibilidades pero otros, como Pedro González-Trevijano, podrían aspirar al puesto. Al menos, sintonizan con la mayoría conservadora imperante.

Sin embargo, para ello deberían tomar una cierta iniciativa y que los magistrados acordaran romper la regla no escrita de elegir a quien esté en los años finales de su mandato, cosa que no sucede en el caso de Trevijano.

De este modo, la renovación pendiente afectará, a través de quien sea nuevo presidente, a importantes aspectos del funcionamiento del Constitucional. El presidente fija el orden del día, ordena los debates y dispone de un voto de calidad para el caso de empates. No es poco en un tiempo de tensiones institucionales relacionadas con Cataluña.

De hecho, en el pleno que hoy comienza, que se desarrollará también en la próxima semana, el tribunal debe resolver una admisión a trámite y suspensión solicitadas por el Gobierno contra nuevas resoluciones independentistas del Parlament.

Y también un incidente de ejecución contra la política de Acción Exterior catalana, incidente que podría conllevar la apertura de actuaciones penales contra responsables políticos independentistas por desobediencia.

No parece deseable que deba liderar el alto tribunal un presidente en funciones, según opinan varios magistrados consultados.

Pero no es solo la renovación de la presidencia lo que pondrá a prueba la capacidad negociadora de la mayoría popular en las cámaras autonómicas -que deben hacer una propuesta inicial de nombres- y en el Senado -que elegirá entre ellos-. Otras fechas previstas también deben encajar con los tiempos que necesite el Senado.

Por un lado, Enríquez, que fue designado magistrado en sustitución del fallecido Francisco Hernando, podría seguir en el puesto, que ocupa desde 2014, pero solo si es nombrado para el mismo antes de marzo de 2016. De no ser así, decaerían sus posibilidades.

Por otro, varias fuentes cercanas al TC apuntan a que, de ser sustituido a tiempo, Pérez de los Cobos podría ocupar la vacante que dejará el exvicepresidente del TC Luis López Guerra en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Ahora bien, el mandato de nueve años que ha agotado López Guerra termina en febrero de 2017. Otra fecha más del calendario que presiona a favor de que los elásticos tiempos del Senado avancen con mayor dinamismo, si es que la negociación lo permite.

Francisco Tomás-Valiente

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha