eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sensación térmica de 50 grados en Río de Janeiro en plena ola de calor

- PUBLICIDAD -
Sensación térmica de 50 grados en Río de Janeiro en plena ola de calor

Sensación térmica de 50 grados en Río de Janeiro en plena ola de calor

La sensación térmica llegó hoy a una máxima de 50 grados en la ciudad de Río de Janeiro, que sufre la ola de calor que afecta al Cono Sur americano, informaron las autoridades brasileñas.

La temperatura máxima se registró en la estación meteorológic a de la Aeronáutica instalada en el aeródromo de Jacarepaguá, donde los termómetros marcaban 39 grados y la sensación térmica llegó a los 50 entre las 11.00 y las 12.00 hora local (13.00 y 14.00 GMT), informó el Centro de Operaciones de la Alcaldía carioca.

Debido al calor, las playas de Ipanema y Copacabana estaban hoy abarrotadas de turistas y de muchos cariocas que todavía están en periodo de vacaciones navideñas.

El Piscinão de Ramos, una piscina natural al borde de la bahía de Guanabara, frecuentada normalmente por vecinos de barrios humildes del norte de Río, también estaba hoy a rebosar, según comprobó Efe.

Río de Janeiro, la segunda mayor ciudad de Brasil, lleva siete días seguidos con temperaturas que superan los 35 grados centígrados, según datos oficiales, y no se prevén cambios para los próximos días.

El calor ha generado problemas en los sistemas de aire acondicionado de los dos principales aeropuertos de la ciudad, que en los dos últimos días han registrado fallos de funcionamiento.

Las altas temperaturas, que están afectando a prácticamente todo Brasil, también han elevado el consumo energético del país, lo que llevó a la central hidroeléctrica de Itaipú a registrar un récord de producción.

Itaipú, compartida por Paraguay y Brasil, alcanzó en 2013 una producción de 98.630.035 millones de megavatios hora (MWh), según informaron el jueves los responsables brasileños.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha