eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil ha auxiliado a más de 32.000 personas en 20.000 rescates desde 1981

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil ha realizado cerca de 20.000 rescates, en los que se ha auxiliado a más de 32.000 personas, desde 1981, fecha en la que se cuenta con datos estadísticos, y hasta el 31 de diciembre de 2016.

- PUBLICIDAD -
El Servicio de Montaña de la Guardia Civil ha auxiliado a más de 32.000 personas en 20.000 rescates desde 1981

Así se ha puesto de manifiesto con motivo de los actos del 50 aniversario de la creación de este servicio, que se han desarrollado este martes y miércoles, 19 y 20 de septiembre, y han contado con la asistencia del director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado.

Sólo en el pasado año 2016, este servicio efectúo 950 intervenciones, en las que rescató a 101 fallecidos y socorrió a 562 heridos, así como a 771 personas que resultaron ilesas, mientras que en lo que va de año, ha efectuado 679 actuaciones, con el rescate de 983 personas de las que 70 fueron fallecidas, 433 heridas y 481 ilesas.

En la actualidad, la Guardia Civil de Montaña cuenta con 254 especialistas distribuidos en 26 unidades repartidas por todo el territorio nacional, conocidas como GREIM, aunque en realidad se trata de Secciones, Grupos y Equipos de Montaña.

Para celebrar su 50 aniversario, se ha realizado un acto militar en la Ciudadela de Jaca (Huesca), este miércoles, donde se ha impuesto la Cruz de Oro del Mérito de Protección Civil al Servicio de Montaña. Junto al director general de la Guardia Civil han estado el delegado del Gobierno de Aragón, Gustavo Alcalde, y el Mando de Operaciones de la Guardia Civil, el teniente general Laurentino Ceña, entre otras autoridades.

ADAPTACIÓN

Holgado ha felicitado a todo el personal del Servicio de Montaña con motivo de su 50 aniversario desde la creación de esta especialidad y ha resaltado que en este medio siglo de vida este servicio ha sabido adaptarse a las necesidades de la sociedad a través de la especialización de su personal --como la espeleología o los barrancos--, así como con nuevas formas de realizar los rescates, con el uso del helicóptero o con la medicalización del rescate.

El director general de la Guardia Civil también ha nombrado a los componentes del Servicio de Helicópteros, quienes prestan muchos de los servicios conjuntamente, ya que sin ellos se multiplicarían las dificultades de llevar a buen puerto los rescates que se realizan.

Igualmente, ha tenido unas palabras de reconocimiento para los 12 agentes fallecidos --ocho especialistas en Montaña y cuatro del Servicio Aéreo--. "Nuestro recuerdo hacia ellos y nuestro cariño hacia sus familias y allegados", ha dicho.

DEMOSTRACIONES

El director general de la Guardia Civil asistió este martes desde el Hotel Spa 'Aguas de los Mallos' de Murillo de Gállego (Huesca), una demostración de procedimientos de rescates en los Mallos de Riglos, consistente en tres supuestos rescates y en los que participaron agentes del Servicio de Montaña y del Servicio de Helicópteros de la Guardia Civil, la UME y CAEM.

A continuación, el alpinista del Club Peña Guara de Huesca, Lorenzo Ortas, ofreció a los asistentes una conferencia sobre la historia del montañismo en Aragón.

Posteriormente, se hizo entrega, por parte de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) y de la Federación Aragonesa de Montaña (FAM) de unos pergaminos al Servicio de Montaña como reconocimiento a su labor.

HISTORIA

Los Grupos de Esquiadores-Escaladores se crearon en septiembre de 1967, especialistas que formaban parte de la plantilla de un puesto, desempeñando el servicio en éste y, esporádicamente, realizaban servicio en la montaña.

El primer curso de Esquí-Escalada de la Guardia Civil tuvo lugar durante la primera mitad del año 1967 en el acuartelamiento de Coll de Ladrones, en el Pirineo oscense, mientras otros miembros del Cuerpo se formaban en la Escuela Militar de Montaña de Jaca para configurar los cuadros de instructores de estos cursos.

En octubre de 1968, se agrupó a todos los especialistas en las localidades de Jaca y Boltaña y se crearon los dos primeros Grupos de Esquiadores-Escaladores. En noviembre, se formó el Grupo de Sierra Nevada (Granada), dedicándose en época estival a servicios propios del Cuerpo y esporádicamente de montaña.

Hasta la creación de estos grupos, los rescates, en los pocos accidentes que se daban en la montaña española, eran atendidos por los compañeros de la víctima o por los Grupos de Socorro en Montaña de la Federación Española de Montañismo (FEM), creados con voluntarios para tal fin.

Tras aquel embrión que formaron los grupos de Jaca, Boltaña y Granada se formaron otros en Navarredonda de la Sierra (Gredos), Teruel (Sistema Ibérico), Navacerrada (Sierra de Guadarrama), Mieres y León (Cordillera Cantábrica), Viella y Puigcerdá (Pirineo catalán). Sin embargo, el sistema de dedicación exclusiva de los grupos del Pirineo oscense no se daba en todas las unidades.

A principios de 1981, se elevó una propuesta para que todas las unidades de montaña funcionen de la misma forma que en Aragón, con unidades plenamente dedicadas al rescate, desplegadas al pie de los macizos montañosos y con el apoyo del helicóptero cuando fuera necesario.

Posteriormente, se creó el Centro de Adiestramientos Especiales de Montaña (CAEM), lo que permitía y permite actualmente impartir la formación necesaria para acceder a la especialidad y los cursos de perfeccionamiento necesarios para formar al personal en materias concretas.

MODELO ARAGONÉS

La Guardia Civil ha explicado que al este binomio helicóptero-especialista en montaña impuesto en la década de los 80, "que supuso un importante avance en la realización de los rescates", se ha unido ahora en Aragón la figura del sanitario, médico o enfermero, que garantiza una asistencia sanitaria en el lugar del accidente, configurando lo que se ha dado en denominar el modelo aragonés de rescate en montaña.

Asimismo, la gran afluencia de practicantes del barranquismo a partir de mediados de los años 80 obligó también a adoptar otras técnicas de rescate y nuevos materiales y a principios de la década de los 90 se comenzó el adiestramiento de los miembros del Servicio de Montaña en la práctica de la espeleología y el espeleosocorro, contándose en la actualidad con personal altamente especializado en esta materia.

En 2004, se diplomó la primera mujer como especialista en montaña, con el empleo de teniente, que pasó a mandar el Área de montaña de Cangas de Onís.

COLABORACIÓN INTERNACIONAL

El Servicio de Montaña mantiene colaboración con grupos de rescate de carácter policial de los principales países europeos con competencias en esta materia. Mención especial merece la colaboración con la Gendarmería Nacional Francesa, "con la que se mantiene un contacto fluido y una cooperación que llega a la realización de rescates en el Pirineo, a ambos lados de la frontera, cuando es solicitado por el otro país", han apuntado las mismas fuentes.

En la actualidad, la Guardia Civil de Montaña "se encuentra al nivel de los mejores grupos de rescate a nivel europeo" y su proyección en el ámbito internacional dio un salto cualitativo en abril de 2015, con la participación en la operación de rescate de dos montañeros fallecidos en el Atlas marroquí y apenas un mes después en la búsqueda de siete españoles desaparecidos en el Valle de Langtang, tras el terremoto de intensidad 7,8 que asoló Nepal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha