eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sócrates está en una prisión especial pero recibe un trato normal

- PUBLICIDAD -
Sócrates está en una prisión especial pero recibe un trato normal

Sócrates está en una prisión especial pero recibe un trato normal

El ex primer ministro luso José Sócrates recibe el mismo trato que otros reclusos de la prisión de Évora, una cárcel de máxima seguridad reservada a exmiembros de las fuerzas de seguridad o presos que requieran especial protección, donde permanece encarcelado como sospechoso de corrupción.

"Las visitas, los contactos con el exterior y demás aspectos de la vida en el establecimiento están plasmados en el Reglamento General de Establecimientos de Prisiones que, como no podía ser de otra manera, se aplica a todos los reclusos", declaró a Efe un portavoz de la Dirección General de Reinserción y Servicios de Prisiones (DGRSP).

El político socialista ve todos los días cómo se abre su celda a las ocho de la mañana, almuerza a mediodía y cena a las seis de la tarde, momento en el que también recibe un refuerzo alimentario para la noche.

Durante el día tiene tiempo para uno de sus deportes favoritos, el "footing", y puede practicarlo en el patio exterior del establecimiento.

Como alternativa, también puede optar por el pequeño gimnasio equipado con máquinas de musculación o participar en otras actividades organizadas en el interior del complejo, como fútbol, tenis de mesa, ajedrez u otros juegos de mesa.

"El establecimiento dispone de bar, refectorio, sala social, gabinete médico, biblioteca y sala multiusos destinada a acciones de formación", contaron a Efe fuentes de la DGRSP.

Los martes, jueves, sábados y domingos, Sócrates puede recibir visitas de una hora de duración y todos los días puede hacer dos llamadas telefónicas de cinco minutos, siendo una de ellas obligatoriamente para su abogado.

A pesar de que el horario de visitas está definido para esos días concretos, el ex primer ministro recibió el pasado miércoles por la mañana a Mário Soares, fundador del Partido Socialista y ex presidente de la República.

Esa visita del veterano socialista fue autorizada con base al artículo legal que permite a los reclusos preventivos en régimen común, recibir visitas, siempre que sea posible, todos los días.

Es la explicación que dieron los servicios de prisiones a los medios de comunicación portugueses y que refuerza la idea de que el ex primer ministro no está recibiendo un trato especial.

El centro penitenciario de Évora, a 120 kilómetros de Lisboa, acoge actualmente a 44 reclusos, Sócrates es el número 44, y recientemente fue objeto de varias obras para mejorar sus instalaciones y, en consecuencia, las condiciones a los residentes.

Su estructura arquitectónica tiene forma de "L", con dos pisos destinados a celdas individuales y colectivas, todas ellas con su propio baño.

"El número y el tipo de población reclusa de este establecimiento marcan una gran diferencia con respecto a los demás centros de prisiones", lo que permite un ambiente diario agradable y sin demasiadas incidencias, según puede leerse en el último informe de actividades de la Dirección General de servicios penitenciarios.

El documento hace además referencia a la "estabilidad" que se vive por la buena relación entre la población reclusa y los funcionarios que trabajan allí, lo que permite superar los objetivos fijados para esa prisión.

En 2008, precisamente durante el mandato de mayoría absoluta del entonces primer ministro, ese establecimiento pasó de la categoría de cárcel regional a cárcel de alta seguridad destinada a recibir presos con estatuto especial.

Se destina, concretamente, al "internamiento de detenidos y reclusos que ejercen o ejercieron funciones en fuerzas o servicios de seguridad, así como a detenidos y reclusos que carecen de protección especial", según consta en la definición legal de las instalaciones.

Sócrates está allí desde comienzos de esta semana, cuando el juez del Tribunal Central de Instrucción Criminal decretó su prisión preventiva como sospechoso de los delitos de fraude fiscal, blanqueo de capitales y corrupción.

Se trata de la primera vez un ex jefe de Gobierno de Portugal va a la cárcel y, según la legislación lusa, Sócrates podría permanecer en prisión hasta marzo de 2018, una vez que el Código Penal establece un plazo máximo de 40 meses de prisión preventiva en casos de especial complejidad, como el suyo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha