eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sri Lanka vuelve a mirar a China, pero sólo por necesidad económica

- PUBLICIDAD -
Sri Lanka vuelve a mirar a China, pero sólo por necesidad económica

Sri Lanka vuelve a mirar a China, pero sólo por necesidad económica

Pese a que el nuevo Gobierno de Sri Lanka prometió equilibrar las relaciones exteriores de la isla alejándose de China, su tradicional aliado, hoy terminó por arrendarle su estratégico puerto meridional de Hambantota, una concesión a la que se ha visto vio obligado por pura necesidad económica.

La compañía estatal Puerto Mercantil China (CMPort) y la Autoridad Portuaria de Sri Lanka firmaron hoy un acuerdo por valor de 1.100 millones de dólares que otorga a Pekín el control del 70 % de Hambantota por un periodo de 99 años.

Desde 2007, China invirtió de forma agresiva en Sri Lanka al abrigo de los acuerdos con el expresidente Mahinda Rajapaksa con un monto de 5.000 millones de dólares en créditos para proyectos de carreteras, plantas de energía, puertos y aeropuertos en un país clave para su Ruta de la Seda del Siglo XXI.

Por ello, el actual presidente ceilanés, Maithripala Sirisena, había afirmado en su toma de posesión en enero de 2015 que trataría de equilibrar las relaciones exteriores del país a diferencia que el anterior Gobierno, muy cercano a Pekín.

Algunos consideran que la decisión de arrendar Hambantota a China pone en entredicho las promesas electorales de Sirisena.

Sin embargo, el economista y exvicegobernador del Banco Central de Sri Lanka W.A. Wijewardana no ve motivaciones políticas y cree que la concesión era inevitable para el país, que ni siquiera cuenta con la capacidad para manejar el puerto estratégicamente.

"El país ha sido puesto contra la pared con deudas externas, de modo que no teníamos más opción que arrendar el puerto", explicó a Efe, al apuntar que la decisión será beneficiosa para la economía ceilanesa.

Estratégicamente ubicado a escasas millas náuticas de la principal ruta marítima entre Asia y Europa, Hambantota fue construido con un préstamo chino de unos 1.250 millones de dólares y desde entonces la Autoridad Portuaria ha tenido que hacerse cargo del pago de los intereses, ya que el puerto no genera beneficios suficientes.

Esta semana, el ministerio de Puertos de Sri Lanka anunció que no están en condiciones de continuar haciéndose cargo de la deuda de Hambantota.

Así las cosas y con el plus de que su arrendamiento disparará las reservas de divisa extranjera, el paso es, a juicio del expresidente de la Cámara de Comercio de Sri Lanka Chandra Jayaratne, muy necesario.

"Es necesario para el país que entren en sus reservas al menos 400 millones de dólares, aparte de los préstamos del FMI (Fondo Monetario Internacional) que han sido otorgados", dijo en declaraciones a Efe.

El analista político Dayan Jayathilaka coincide en que la decisión de dar la mayor parte del puerto a China se debe a razones puramente económicas, si bien sostiene que el acuerdo es "asimétrico" y "desfavorable" para Sri Lanka.

A su juicio, la "política anti-China" del gobernante Partido Nacional Unido (UNP, en inglés) y su afán por derribar el puente entre la economía ceilanesa y la china carecía de "lógica económica".

Esta postura, agregó, había sobrevivido hasta ahora empañada por las "malas" relaciones diplomáticas entre el Gobierno de Sirisena y Pekín al principio de la legislatura.

"Pero al no llegar, como se esperaban, inversiones desde Occidente, el UNP tuvo que volverse de nuevo a China", culminando en el arrendamiento firmado hoy, indicó Jayathilaka.

En cuanto al otro gigante que se disputa un trozo del pastel esrilanqués, la India, el analista teme que vaya a "exagerar" su respuesta al conocer que su enemiga China se ha llevado el estratégico puerto.

Aunque Nueva Delhi no había mostrado interés en el puerto, su tira y afloja con Pekín por la isla podría llevarle a tratar de contrarrestar el "potencial" del puerto chino apostando por sus fronteras "norte y este", advirtió, en referencia a países como Nepal, Bangladesh y Bután.

"El problema es cómo va a reaccionar la India", afirmó, al recordar que actualmente Nueva Delhi ya mantiene una disputa con China en la frontera entre ambos.

"La India está demostrando su fuerza", concluyó.

Chathuri Dissanayake

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha