eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Tillerson constata en Turquía las diferencias sobre Siria y los kurdos

- PUBLICIDAD -
Tillerson constata en Turquía las diferencias sobre Siria y los kurdos

Tillerson constata en Turquía las diferencias sobre Siria y los kurdos

La visita a Turquía del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, evidenció hoy las profundas diferencias entre Washington y Ankara respecto a la política en Siria, sobre todo por el papel de las milicias kurdas.

Al ser la primera visita a Turquía de un alto cargo del Gobierno del presidente Donald Trump, las reuniones de Tillerson con su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu; el primer ministro, Binali Yildirim, y el presidente, Recep Tayyip Erdogan, habían despertado expectación respecto al futuro rumbo de la cooperación entre Washington y Ankara.

Pese a las promesas de estrechar la colaboración mutua, la rueda de prensa conjunta de Tillerson y Çavusoglu mostró hoy que los dos gobiernos no han acercado posiciones en los puntos más críticos, que suscitaron ya roces en los últimos años del mandato de Barack Obama, como es la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria.

Cavusoglu abrió fuego al acusar directamente a Washington de conocer los vínculos entre su aliado antiyihadista en Siria, las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), y el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía que también EEUU considera terrorista.

"Las instituciones estadounidenses, incluido el Ejército, aceptan que no hay diferencia entre YPG y PKK. Desafortunadamente, en los últimos tiempos hemos visto cooperación con las YPG y el apoyo a una organización terrorista nos entristece y afecta nuestras relaciones", dijo el jefe de la diplomacia turca.

"En Washington se han reunido 68 países en un encuentro con Tillerson y luego está la OTAN. Si 68 países y la OTAN no pueden derrotar a una organización terrorista que tiene entre 10.000 y 20.000 hombres (en referencia al EI), y necesitamos otra organización terrorista (en alusión a YPG), algo está fallando", añadió.

Çavusoglu expresó su esperanza en "una mejor cooperación en este ámbito con la nueva Administración" de EEUU pero, a tenor de la respuesta de Tillerson, Washington no tiene previsto cambiar su política en este aspecto.

El diplomático estadounidense evitó en todo momento mencionar a las YPG y tampoco delineó futuras operaciones en Siria.

Se limitó a prometer "colaborar con Turquía en las áreas liberadas del Estado Islámico para que puedan regresar los refugiados".

"No hay diferencias entre Estados Unidos y Turquía en la decisión de luchar contra el EI donde sea que aparezca. Lo que estamos debatiendo son las tácticas para conseguir este objetivo", dijo Tillerson en respuesta a una pregunta por el debate sobre las milicias kurdas.

"Las tácticas las discutimos con Turquía y otros miembros de la coalición y estamos ante alternativas difíciles, no hay decisiones fáciles", concluyó, en lo que pareció una tácita negativa a ceder ante Ankara en este punto.

Preguntado por el futuro del presidente sirio, Bachar al Asad, Tillerson también modificó la postura, hasta ahora compartida por Washington y Ankara, de que una retirada de Al Asad del poder sería esencial para solucionar el conflicto.

"La posición a largo plazo del presidente Asad será decidida por el pueblo de Siria", dijo el secretario de Estado, en un gesto que no será del agrado de sus anfitriones turcos, rotundamente opuestos a que el dirigente sirio se mantenga en el poder.

Según el diario turco Hürriyet, tampoco ha sentado bien que Tillerson se hiciera acompañar en esta visita por el diplomático Brett McGurk, representante estadounidense en la coalición antiyihadista y "bestia negra" para la prensa nacionalista turca, porque en febrero del año pasado visitó la ciudad kurda de Kobani en Siria, donde se reunió con las milicias YPG.

Çavusoglu lanzó otro guante a su huésped, que éste tampoco recogió, al denunciar como "una decisión política" la reciente detención en Estados Unidos del vicepresidente del banco público turco Halkbank, Mehmet Hakan Atilla.

El arresto ha lastrado la relación bilateral, pese a que el fiscal neoyorquino que inició el caso, Preet Bharara, al que Çavusoglu acusa de "retuitear todas las noticias contrarias a Turquía", fue apartado de su cargo hace 20 días por Trump.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha