eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Tío de víctima del pederasta:"Agaché la cabeza y cuando la levanté no estaba"

- PUBLICIDAD -
Tío del pederasta le encubre y dice que se mudó a Santander por trabajo

Tío del pederasta le encubre y dice que se mudó a Santander por trabajo

El tío de una de las víctimas del presunto pederasta de Ciudad Lineal ha declarado hoy en el juicio que estaba a cargo de la pequeña minutos antes a la agresión y que cuando se despistó a arreglar una bicicleta con la que estaba jugando, ésta desapareció: "Agaché la cabeza y cuando la levanté, ya no estaba".

Lo ha explicado ante el tribunal de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid que juzga al presunto pederasta, de 44 años, para quien la Fiscalía pide 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas.

Se trata de una niña de 7 años y origen dominicano que fue presuntamente agredida por Antonio Ángel Ortiz el 22 de agosto de 2014 en un descampado del distrito madrileño de San Blas, donde fue encontrada.

El tío de la pequeña ha contado que la niña se encontraba en frente de la casa de su abuelo montando en bicicleta con su hermano y que, en un momento dado, se cayó y el niño empezó a llorar.

Fue cuando el tío fue a consolar a su sobrino y a arreglar la bici, cuando la pequeña desapareció.

Según ha explicado su familiar, la propia niña le contó días después a la agresión que fue a orinar entre dos coches y que un hombre la abordó y le dijo que la acompañase para "darle una sorpresa a su abuelo".

"Me dijo la niña que cuando se arrimó al coche, el hombre la cogió, le dio un empujón y la metió en el vehículo", ha apuntado el testigo.

También han declarado hoy los policías que auxiliaron a la menor, conocida como TP5, en el descampado donde presuntamente la abandonó Ortiz y han dicho que la niña les contó que un hombre se le acercó y les preguntó si los que se encontraban en frente eran sus abuelos.

La niña, según los agentes, accedió a irse con Ortiz pensando que iban a sorprender a sus abuelos.

Cuando la encontraron, con algunos rastrojos en el pelo, les dijo que el presunto pederasta era "un hombre fuerte que sudaba mucho" y que "le tapó la boca y le obligó a que se agachara" en el coche, presumiblemente un Citroen Xsara.

Nos dijo: "Me ha obligado a desnudarme, me ha hecho cosas malas y me ha intentado dar mordisquitos", ha explicado uno de los agentes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha