Focos

Trump dice que "no ve un papel" de EE.UU. en Libia

- PUBLICIDAD -
Trump dice que "no ve un papel" de EE.UU. en Libia

Trump dice que "no ve un papel" de EE.UU. en Libia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que "no ve un papel" de su Gobierno para atajar la inestabilidad que vive Libia, y afirmó que cree que Washington ya tiene "suficientes roles" en el mundo.

"Tenemos un papel en todas partes. Así que no lo veo. Veo un papel en deshacernos del Estado Islámico (EI). Estamos siendo muy eficaces a ese respecto. Estamos haciendo un trabajo con respecto al EI que no se ha hecho en ninguna parte", afirmó el mandatario en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, después de reunirse con él en la Casa Blanca.

"No tenemos opción. Es una cosa horrible, pero no tenemos otra opción", agregó Trump respecto a los ataques que está llevando a cabo EE.UU. junto a la coalición internacional en la lucha contra el grupo yihadista en Irak y Siria.

Trump rechazó la posibilidad de que Estados Unidos intervenga de una forma más activa en el conflicto interno que vive Libia, más allá de combatir la presencia de los yihadistas en su territorio.

"Y estamos efectivamente librando al mundo de EI. Veo eso como un papel primordial, y eso es lo que vamos a hacer, ya sea en Irak o en Libia o en cualquier otro lugar. Y ese papel llegará a su fin en cierto punto. Y podremos volver a casa y reconstruir nuestro país, que es lo que quiero hacer", afirmó el mandatario.

En los últimos meses, el EI ha perdido el territorio que controlaba en el país norteafricano, incluido el bastión que mantenía en el puerto de Sirte desde febrero de 2015, sin embargo, la situación sigue marcada por la violencia entre distintas facciones y el vacío de poder.

En este sentido, Gentiloni consideró que EE.UU. "ha desempeñado un papel muy importante", sobre todo para evitar la consolidación de células terroristas.

"Hubo operaciones que fueron sostenidas por Estados Unidos contra EI en la ciudad de Sirte que tuvieron éxito", opinó el primer ministro italiano, a cuyo país le afecta directamente el flujo de inmigrantes desde Libia.

"Ahora, el compromiso debe ser político, y por lo tanto en la cooperación entre EE.UU. e Italia y otros socios clave el objetivo es ampliar las bases del consenso para el Gobierno de Trípoli, que es reconocido por la comunidad internacional, pero que debe contar con un consenso más amplio", afirmó.

Gentiloni agregó que naciones vecinas como Egipto y Túnez, y el resto de la región, necesitan una Libia "estable y unificada", e insistió en que en esa búsqueda de consenso "el papel de EE.UU. es muy crucial".

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Seis años después, dos Gobiernos se disputan el poder, uno en el oeste sostenido por la ONU y otro en el este bajo liderazgo del mariscal Jalifa Hafter, que controla más del 60 por ciento del país.

A ellos se suma la poderosa ciudad-estado de Misrata, principal puerto comercial libio, y decenas de grupos armados de todo tipo que cambian a menudo de alianzas.

La situación ha favorecido el desarrollo de mafias dedicadas tanto al contrabando de petróleo como de armas, drogas e incluso de personas.

También se ha fortalecido la presencia de grupos yihadistas y salafistas vinculados tanto al EI como a la Organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y los tunecinos de Ansar al Sharia, que se extienden por todo el país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha