eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los países de la UE abogan por dar oportunidad al diálogo en Ucrania y Libia

- PUBLICIDAD -

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) se mostraron hoy partidarios de dar una oportunidad a la implementación de los acuerdos de paz de Minsk en el este de Ucrania antes de considerar aprobar nuevas sanciones, así como a las negociaciones dirigidas por la ONU entre las facciones libias.

"Estamos unidos en cada acción que emprendemos sobre Rusia o la situación en Ucrania", dijo la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, en una rueda de prensa al término del primer día de la reunión informal de los ministros europeos en la capital letona, en la que pueden intercambiar puntos de vista sobre cuestiones de actualidad pero no adoptar decisiones oficiales.

El ministro letón de Exteriores, Edgards Rinkevics, declaró que las conversaciones mantenidas hoy son una "buena base" para las discusiones formales que tendrán en el Consejo que celebrarán en Bruselas dentro de diez días, así como para la cumbre de líderes europeos de marzo, que abordará la situación en Ucrania, Libia y la Asociación Oriental.

Mogherini declaró que la UE tiene como "prioridad" la aplicación de los acuerdos de Minsk, aunque apuntó a la posibilidad de adoptar más sanciones "si la situación se deteriora" en Ucrania.

Aseguró que la UE está dispuesta a evaluar medidas concretas para facilitar dichos acuerdos, como puede ser a través del refuerzo de la misión de observación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), cuyo secretario general, Zannier Lamberto, estuvo hoy invitado en la reunión.

Preguntada sobre la petición rusa y alemana de ampliar el número de observadores de la OSCE de 500 a 1.000, Mogherini confirmó que ésa ha sido una opción discutida por los ministros, al igual que la necesidad de "garantizarles el acceso" a zonas "clave".

Además, los ministros consideraron otras medidas técnicas como facilitarles imágenes de satélite o el uso de drones en áreas a las que el acceso físico sea difícil.

Reconocieron una mejora de la situación tras el alto el fuego establecido en Minsk a pesar de que haya sufrido vulneraciones, y por ello abogaron por esperar antes de dar nuevos pasos.

"No ha llegado el momento de revisar la política de sanciones que hemos aprobado ya, ni en un sentido ni en otro. No tendría sentido aumentarlas o disminuirlas en tanto que no evolucione la situación", comentó el ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, quien pidió en todo caso "estar muy atento y responder de forma adecuada y proporcional a los acontecimientos".

El comisario europeo de Vecindad, Johannes Hahn, admitió no obstante "diferentes sentimientos y percepciones" entre los Estados miembros sobre la actitud que la UE debe tener ante la "agresión" de Rusia en Ucrania, aunque todos muestren "coherencia" a la hora de solicitar la total implementación de los acuerdos de Minsk.

El ministro lituano, Linas Linkevicius, reconoció que ahora se están produciendo menos víctimas en Ucrania, pero advirtió de que "nadie sabe qué puede seguir", a la vez que vio con buenos ojos extender las sanciones en vigor al menos hasta finales de año.

Su homólogo belga, Didier Reynders, dijo que "hay que privilegiar primero las discusiones políticas previstas en los acuerdos", pero aseguró que la UE está dispuesta a aprobar más sanciones si la situación empeora y que ello se abordará "de aquí a julio".

Por lo que respecta a la crisis en Libia, los ministros reconocieron su preocupación por la posibilidad de que los terroristas del Estado Islámico puedan hacerse fuertes en ese país, y volvieron a dar su total apoyo a las negociaciones entre las diferentes facciones que impulsa el representante especial para Libia del Secretario General de la ONU, el español Bernardino León.

Con León, que se encuentra en Rabat para facilitar la continuación de las reuniones entre los representantes del Congreso de Trípoli y la Cámara de Representantes de Tobruk (reconocida internacionalmente), mantuvieron los ministros una llamada telefónica.

Mogherini dijo que la UE acogerá en Bruselas el 9 de marzo una conferencia con empresarios libios para "construir confianza dentro del país", y anunció que esperan impulsar también en la capital belga otra reunión con representantes de municipios para "acompañar el proceso político" también a nivel nacional.

"Si el diálogo da sus frutos, la UE estará preparada para apoyar con todos los medios posibles", dijo la representante europea, que expresó su confianza en que los ministros tomen "las primeras decisiones" en su Consejo del 16 de marzo.

García-Margallo pidió "resolver relativamente pronto" el conflicto en Libia dado que su continuación puede "tener un impacto desastroso en los países de la región" y "desestabilizar todo el norte de África".

También señaló que si fracasan las negociaciones se hablará entonces de "imponer sanciones a los que torpedeen el proceso de paz".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha