eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La UE recibe con optimismo pero con cautela el acuerdo de paz para Ucrania

- PUBLICIDAD -

Los líderes de la Unión Europea (UE) se mostraron hoy optimistas y cautelosos sobre el acuerdo alcanzado en Minsk para pacificar el este de Ucrania, y además aprobaron una declaración contra el terrorismo extremista durante su reunión informal celebrada en la capital comunitaria.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE hasta retrasaron su cita de este jueves en Bruselas para que dos de sus colegas, el presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, concluyeran en la capital bielorrusa una mediación de casi 17 horas ante Rusia y Ucrania.

La evolución del conflicto ucraniano, junto a la situación económica de Grecia, se adueñaron de la agenda de una reunión que se iba a dedicar principalmente a examinar medidas para incrementar la lucha contra el terrorismo y el radicalismo internacional.

Los Veintiocho empezaron por congratularse por este nuevo pacto de Minsk para declarar un alto el fuego, entre otras medidas, que logre la paz en esa región, pero también hicieron advertencias.

"Han sido varias horas de debate centrados en los grandes desafíos que tiene Europa", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de la cumbre, en la que dijo que el primer tema que se abordó fue la situación de Ucrania y los acuerdos de paz alcanzados este jueves en Minsk.

Tusk subrayó que "lo que se ha puesto sobre el papel ha de convertirse ahora en hechos verdaderos, y ver una desescalada del conflicto. Si no se implementa el acuerdo de Minsk, habrá que dar pasos", al tiempo que insistió en que "se necesita buena voluntad de parte de Rusia".

En la misma línea se pronunció Merkel, que aseguró que si el alto el fuego y los otros puntos establecidos en ese acuerdo no se cumplieran, "tendremos que tomar más medidas".

Explicó también que los líderes decidieron que la lista de sancionados ya ampliada en 19 personas y nueve entidades entre en vigor el próximo 16 de febrero, y que se trata de una medida vinculada a un acontecimiento ya ocurrido y por tanto "desligada" del acuerdo de Minsk.

A la reunión asistió también al presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, que relató de primera mano las dificultades para cerrar ese pacto y que agradeció la "unidad" de la UE frente al conflicto en su país y la ayuda recibida tanto de Europa como del Fondo Monetario Internacional, que hoy anunció un nuevo paquete de asistencia para Kiev de 15.000 millones de euros en cuatro años.

Hollande advirtió de que el pacto entre Ucrania y Rusia "está ahí y es una esperanza, pero es un acuerdo frágil", e incidió en la misma línea de que si el acuerdo no se respeta por parte de Moscú, la UE tendría que seguir adelante con el proceso de sanciones.

"No queremos hacer la guerra, queremos hacer la paz. No pensamos en esa hipótesis", aseguró.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, indicó por su parte que "ha sido un Consejo agradable, y contra todas las expectativas, sin conflictos ni debates intempestivos".

Señaló también que la CE "tendrá que ocuparse de algunos elementos integrantes del acuerdo (de Minsk), para traducirlo en algo ejecutable".

Juncker precisó que "se tendrán en cuenta los acuerdos trilaterales en materia de energía para garantizar que en el invierno de 2015 no tengamos que enfrentarnos a los mismos problemas que en otros anteriores. Esos contactos se reanudarán de inmediato".

También informó de que su Ejecutivo "estudiará el impacto del acuerdo de libre comercio entre Ucrania y la UE sobre Rusia, y con prudencia y calma nos iremos acercando al tema difícil, a saber la intersección entre lo que hacemos aquí en cuestiones comerciales y la comunidad euroasiática".

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, dijo que el acuerdo de Minsk es "un paso en la buena dirección" por que vaya a haber un alto el fuego y, por tanto, no se ponga en peligro la vida de muchos ciudadanos.

Los Veintiocho aprobaron también una declaración en la que abogan por reforzar los controles en las fronteras exteriores del espacio de libre circulación Schengen para combatir el terrorismo internacional tras los atentados de Francia y las operaciones en Bélgica.

"Estamos de acuerdo en que se efectúen sin demora controles sistemáticos y coordinados de personas que disfrutan del derecho a la libre circulación", señalaron los Veintiocho en su declaración.

Hollande señaló al respecto que se avanzará en dos sentidos: la adopción urgente del registro de pasajeros (PNR) y el refuerzo de los controles en las fronteras exteriores del área Schengen.

"Si queremos mantener Schengen, una frontera exterior, hace falta que sea controlada, es importante que se verifique quién viene y quién sale", indicó.

Explicó también que se trabajará en dos frentes: "el refuerzo de los controles sistemáticos y coordinados sobre base de reglas actuales" y "la revisión del código de fronteras para ese control sistemático de manera permanente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha