eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ventura Pons presenta un documental lleno de vitalidad sobre un homosexual

- PUBLICIDAD -
Ventura Pons presenta un documental lleno de vitalidad sobre un homosexual

Ventura Pons presenta un documental lleno de vitalidad sobre un homosexual

El cineasta Ventura Pons ha presentado hoy "Ignasi M.", su tercer documental, que se adentra en la vida de un prestigioso museólogo gay y seropositivo que, de la mano de una compleja familia, encara sus problemas dando una lección de optimismo y transmitiendo unas inconmensurables ganas de vivir.

Ignasi Millet, personaje protagonista del nuevo filme documental del director catalán, que ya ha pasado por más de 15 festivales y se estrenará el 31 de enero, es un exitoso y vital museólogo, cuya empresa quiebra con la crisis, y que, con sinceridad y humor, intenta afrentar su depresión y su enfermedad gozando de cada minuto de la vida .

"A veces la realidad supera la ficción", subraya Pons al referirse a la vida de Millet, un personaje poliédrico, íntimo amigo del director catalán, que delante de las cámaras expone a su creativa y compleja familia, formada por una madre reivindicativa, un padre suicida, una exmujer en silla de ruedas que descubre su lesbianismo y unos hijos emigrados a Londres, uno de los cuales se ha convertido al evangelismo.

"Esta es una película sobre la libertad", ha señalado Pons quien ha explicado que pensó en hacer un documental sobre su amigo Millet porque es una persona que le "emociona" por su "valentía y actitud".

Temas como el sentimiento paternal de un homosexual, la lucha contra el sida, la impronta familiar o la crisis económica son algunos de los temas que destila el filme que, gracias a su espontáneo protagonista, convierte el dramatismo cotidiano en un hecho delirante y divertido.

"No me importa mostrar mi vida si consigo hacer militancia de la homosexualidad y ayudar a personas que se encuentren en mi situación", ha explicado Millet quien ha reconocido que mostró todas sus cartas a Pons porque "confiaba plenamente en él".

Gracias a su sinceridad y su sentido del humor el personaje consigue tejer una complicidad con el espectador desde el principio, una relación con la cámara que Millet desarrolló después de que el director le recomendara explicar la primera escena del filme -en la que el personaje relata para qué sirven las 29 pastillas que toma a diario- como si se tratara de "una película de Woody Allen".

"Ha sido como hacer un 'patchwork' de pedacitos de mi vida", ha señalado Millet, que ha comparado el proceso de grabación con el de una terapia que le ha ayudado a ver su trayectoria a través de los ojos del director.

Millet y Pons se han mostrado muy satisfechos con la "buena acogida" que tiene la película que ya ha recibido distintas ofertas para convertirlo en un símbolo benéfico de lucha contra el sida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha