eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Violenta protesta contra el envío de ayuda a campo de rohinyás en Birmania

- PUBLICIDAD -

Al menos ocho personas fueron arrestadas anoche por su participación en la violenta protesta que se organizó contra el envío de ayuda humanitaria de la Cruz Roja Internacional a un campo de desplazados de la minoría rohinyá en el oeste de Birmania (Myanmar), informan hoy los medios locales.

Los cuerpos de seguridad en Sittwe, la capital del estado Rakáin, recurrieron a gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a las cerca de 300 personas que protestaban, después de que las autoridades policiales, civiles y religiosas hubiesen intentado negociar una solución, según la versión oficial citada por el medio Eleven.

Los manifestantes lanzaron cócteles molotov y utilizaron tirachinas a unos 200 agentes encargados de vigilar la demostración y proteger la barcaza cargada con 50 toneladas de ayuda humanitaria, que incluía ropa, mantas, mosquiteras y 774 paneles solares, entre otras cosas.

El cargamento de la Cruz Roja Internacional se dirigía a los campamentos de desplazados habilitados en la zona de Maungdaw, una población de unos 400.000 habitantes, situada cerca de la frontera con Bangladesh.

Maungdaw ha sido uno de los lugares más afectados por el conflicto entre budistas y musulmanes que estalló en 2012 en Rakáin (antigua Arakan), con el resultado de unos 160 muertos y unos 120.000 miembros de la minoría islámica rohinyá confinados en 67 campos de desplazados.

Al menos 420.000 rohinyás han huido a Bangladesh para escapar del rebrote de violencia en Rakáin desde que, el 25 de agosto, el grupo rebelde Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán atacase 30 puestos de gubernamentales y el Ejército birmano lanzase una operación como respuesta.

Muchos de los refugiados en territorio bangladeshí han denunciado haber sufrido o presenciado ataques y violaciones por parte de las fuerzas de seguridad birmanas, a las que también acusan de quemar sus casas.

Más de un millón de rohinyás moraban en Rakáin antes del brote de violencia de 2012, segregados por el Estado, según Amnistía Internacional, sin derecho a la ciudadanía y con severas barreras para el acceso a la sanidad y otros servicios básicos.

Después de casi medio siglo de dictadura militar, Birmania está dirigida desde 2016 por un gobierno civil que encabeza la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, cuya fama de heroína de la democracia ganada durante la época de las juntas ha quedado fuertemente erosionada por la llamada "crisis rohinyá".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha