eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vitali Klitschkó dice que "hace un año nos independizamos por fin de Rusia"

- PUBLICIDAD -
Vitali Klitschkó dice que "hace un año nos independizamos por fin de Rusia"

Vitali Klitschkó dice que "hace un año nos independizamos por fin de Rusia"

Fue uno de los principales líderes, y el más carismático, del Euromaidán, las masivas protestas que hace un año llevaron al cambio de poder en Kiev: Vitali Klitschkó está convencido de que sólo entonces Ucrania se independizó de Rusia.

"Hace un año, y por primera vez en 23 años, Ucrania fue independiente de Rusia", señala el exboxeador y actual alcalde de Kiev, en una entrevista con Efe.

"Durante 23 años era una ilusión la independencia de Ucrania. En realidad dependíamos de la Federación Rusa, económica, políticamente, y para tomar cualquier decisión, el presidente ucraniano o su Gobierno tenían que preguntar a Rusia", subraya.

El 21 de febrero de 2014, después de tres meses de multitudinarias concentraciones y la muerte de más de cien personas en Kiev en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes, el entonces presidente prorruso, Víktor Yanukóvich, huyó a Rusia, y al día siguiente el Parlamento lo destituyó.

Desde su despacho en el Ayuntamiento de Kiev, el excampeón del mundo de pesos pesados de boxeo, que colgó los guantes para lanzarse a la política, afirma que todo lo ocurrido desde entonces, la anexión de Crimea por Rusia, la sublevación separatista en el este y la guerra, está motivado por los contrarios a la vocación europeísta de Ucrania.

"El conflicto en el este de Ucrania, la anexión de Crimea, se deben a que algunas personas en el Kremlin temen el éxito de Ucrania después de la revolución", dice Klitschkó.

"Nuestro principal objetivo es llevar a cabo reformas, lograr el éxito de Ucrania. Somos un país europeo, geográfica, histórica y mentalmente, pero tenemos que conseguir los estándares de vida europeos", asegura, aunque reconozca que "a veces las reformas son dolorosas".

Pero insiste en que "si el paciente está enfermo y necesita una operación urgente, darle solo pastillas será demasiado largo y peligroso para su salud. Por eso tenemos que implementar reformas cuanto antes, para que la gente vea los resultados".

El antiguo dirigente de UDAR, el partido cuyo acrónimo significa "golpe" en un guiño a su profesión deportiva, se mostraba hace un año seguro de que una guerra que enfrentara a ucranianos y rusos, dos pueblos considerados "hermanos", era inimaginable.

Hoy, sobre el conflicto que ya ha causado cerca de 6.000 muertos, cree que no tiene más razón de ser que la injerencia de Rusia.

"Le hemos dicho a Rusia: cierra la frontera, deja de enviar armas, deja de apoyar financieramente a los separatistas y esta guerra se acabará", insiste.

Klitschkó retiró el año pasado su candidatura a las elecciones presidenciales del 25 de mayo y propuso al empresario Petró Poroshenko, que salió vencedor, como candidato único de las fuerzas democráticas.

Entonces lo explicó por la necesidad de "tomar decisiones responsables en los difíciles momentos que vive Ucrania" y para aglutinar el apoyo en torno al candidato con más popularidad.

Después renunció a ocupar el escaño que ganó en las legislativas de octubre y hoy, desde su puesto al frente de la Alcaldía de la capital, se empeña en combatir el que, en su opinión, es el mayor problema de Ucrania junto con la guerra en el este: la corrupción.

"El principal problema en Ucrania es la corrupción, y acabar con ella es una de nuestras principales tareas", señala.

"Hemos cambiado el 60 % del personal en el Ayuntamiento. Estamos haciendo un gran esfuerzo de transparencia. Por primera vez en la historia hacemos público nuestro presupuesto, nuestros ingresos y gastos, y no le damos ni una oportunidad a la corrupción", insiste.

Quiere convertir a Kiev en una ciudad moderna, reparar las calles, mejorar la potabilización del agua y aplicar la sostenibilidad en el desarrollo, porque "no es un secreto para nadie que Ucrania gasta cinco veces más energía que la UE, ya que durante muchos años hemos tenido gas barato de Rusia".

Klitschkó se reúne a menudo con distintos grupos de la sociedad, desde familias desplazadas por la guerra en el este o, como hoy, con familiares de los activistas muertos hace un año en la Plaza de la Independencia y sus aledaños.

Mantiene su estilo cercano a la gente que le hizo tan popular durante las revueltas, quizás el estilo de un boxeador más que de un político, un púgil que en alguna ocasión criticó una práctica bastante habitual entre los diputados ucranianos de enzarzarse a puñetazos en la misma cámara.

"A algunos no se les da muy bien trabajar con sus cabezas, por lo que recurren a los puños. Como profesional, puedo decir que utilizar los puños tampoco se les da bien", sentenció.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha