eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Yemen, un país al límite, necesita fondos para evitar el colapso

- PUBLICIDAD -
Yemen, un país al límite, necesita fondos para evitar el colapso

Yemen, un país al límite, necesita fondos para evitar el colapso

La representante de Unicef en el Yemen, Meritxell Relaño, aseguró a Efe que tras dos años de guerra en el Yemen las familias no dan más de sí y el país ha llegado al límite, por lo que su organización espera una "contribución generosa" de los países donantes que se reúnen este martes en Ginebra.

Nos ocupamos de prevenir "una mortalidad catastrófica. Si la situación no es peor es porque están trabajando las agencias de Naciones Unidas y las ONG para evitar el colapso total del país", declaró Relaño desde Saná en una entrevista telefónica.

La responsable humanitaria, encargada de la Agencia de la ONU para la protección de la infancia en el Yemen desde enero, sostiene que la coyuntura en este país del extremo sur de la península Arábiga no se puede comparar con ninguna de las misiones en las que trabajó anteriormente con Unicef.

"Antes de que se internacionalizara este conflicto (2014), el país estaba en una situación de pobreza terrible y luego ha empeorado de manera sustancial. De los casi 30 millones de personas que viven en Yemen, casi 20 necesitan ayuda humanitaria, es algo casi desconocido en el mundo", dice Relaño, que ha trabajado con Unicef desde 1999 en África, Asia y Latinoamérica.

Las cifras que ofrece son abrumadoras, con casi diez millones de niños con "necesidad de algún tipo de apoyo humanitario", de los cuales 2.200.000 sufren malnutrición y 462.000 malnutrición severa y aguda, lo que supone un aumento del 200 % respecto a 2014.

"Son piel y huesos", puntualiza para describir a estos menores que, según la española, "sufren normalmente secuelas físicas y a nivel de desarrollo cognitivo. Incluso los niños que han sufrido solamente malnutrición moderada sufren secuelas".

Confiesa que en algunas zonas del Yemen, como en Saada (norte), las cifras son "aberrantes", con un 80 por ciento de los niños con malnutrición crónica debido a años y años de pobreza.

"Puedes ver a un niño y pensar que tiene ocho o nueve años y tiene trece", relata, antes de explicar que su peso y talla están muy lejos de los considerados estándares normales.

La precariedad que acompaña al cada vez mayor deterioro de la situación ha provocado también que "el número de niños en riesgo de enfermedades diarreicas, de neumonía y de otras enfermedades prevenibles haya aumentado enormemente".

"Pensamos que se ha vuelto a tasas de mortalidad infantil de hace 10 años", subraya la responsable humanitaria.

Explica el círculo vicioso que ha provocado el conflicto armado desde que se generalizó, en marzo de 2014, tras la intervención de la alianza de países árabes encabezados por Arabia Saudí que apoyan al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, en contra de los rebeldes hutíes y sus aliados.

"Se han reducido las posibilidades de la producción agrícola y la mayor parte de los comercios y el tejido productivo ya no está disponible", cuenta Relaño, que recuerda que los médicos y los profesores, al igual que el resto de funcionarios que trabajan en las zonas de los hutíes, no cobran sus sueldos desde octubre.

La responsable de Unicef denuncia que la mitad de los centros de salud están cerrados, que 98 han sufrido ataques y que el personal sanitario trabaja de manera voluntaria.

"Lo mismo ocurre con el sistema de educación, ahora mismo hay más de 166.000 profesores (de primaria) que son el 73 por ciento de los profesores del país, que no han cobrado nada desde octubre", subraya.

Esto ha forzado al cierre de muchas escuelas con lo que "aumentan dos riesgos que son terribles para la infancia: Para los chicos, el reclutamiento en las fuerzas terrestres y, para las chicas, los matrimonios prematuros".

El número de casos verificados de niños reclutados por los distintos grupos, incluidos los terroristas Al Qaeda y el Estado Islámico, es de 1.675, una cifra que dista mucho de la real, advierte.

En vísperas de la reunión de donantes sobre el Yemen que se celebrará en Ginebra este martes, Relaño apunta que Unicef se siente optimista porque espera una "buena respuesta", y hace un llamamiento a todas las partes del conflicto, a sus socios y a la comunidad internacional a encontrar una solución pacífica.

"Invertir más en la guerra no va a solucionar nada, solo va a conseguir que más gente muera", subraya antes pedir una "generosa contribución al plan de respuesta humanitario, que sería lo más urgente en este momento".

Este plan, pensado para lograr "los recursos mínimos necesarios para responder a esta emergencia" está valorado en 2.000.000 de dólares, señala la responsable de Unicef, antes de alertar de que "no llegan los fondos" y de que solo se ha logrado recaudar un 20 por ciento de esa cantidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha