eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los grupos activan la negociación sobre la Mesa del Congreso, en la que Ciudadanos es clave

A diferencia de enero, PP y PSOE quieren pujar por la Presidencia y se antoja más complicado un pacto global

- PUBLICIDAD -

Los grupos parlamentarios han activado este jueves las negociaciones para intentar sellar acuerdos sobre la composición de la Mesa del Congreso de la XII Legislatura, en las que el papel de Ciudadanos es determinante. El órgano de gobierno de la Cámara, que cuenta con nueve miembros, tiene que elegirse el próximo martes, cuando se constituyen las Cortes y todo indica que las conversaciones se prolongarán hasta la víspera.

Tras los contactos preliminares entre los portavoces de los cuatro principales partidos (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) que han tenido lugar en los últimos días, ha sido este jueves, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias, cuando ha arrancado la fase negociadora propiamente dicha.

Los partidos han entrado en harina una vez que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, concluyó este miércoles con su entrevista con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, la primera ronda de reuniones en busca de apoyos para su investidura.

El PP y PSOE son partidarios de cerrar un pacto global para trasladar al órgano de gobierno de la institución el resultado de las elecciones generales, pero a priori este acuerdo multipartito, que sí se logró en enero, se torna ahora complicado.

EN ENERO EL PP NO PRESENTÓ CANDIDATO

De momento, los dos partidos mayoritarios han mostrado su intención de presentar candidatura para hacerse con la Presidencia de la Cámara. Hace seis meses el PP renunció a pujar por ese puesto, y no obstaculizó la elección de Patxi López, que salió elegido con los votos del PSOE y de Ciudadanos.

Por su parte, el partido naranja se hizo con dos de las cuatro secretarías de la Mesa del Congreso gracias al respaldo de socialistas y 'populares', mientras que Podemos logró otros dos asientos con el único apoyo externo de Izquierda Unida.

En esta ocasión el PP reivindica la Presidencia esgrimiendo que tiene 52 escaños más que el PSOE, pero los socialistas también aspiran a colocar a unos de los suyos como tercera autoridad del Estado y previsiblemente volverán a presentar la candidatura de Patxi López.

El PP tiene garantizada la Presidencia con el voto de sus 137 diputados siempre que el PSOE no se alíe con otros grupos para arrebatársela. Si no hay acuerdos en su contra, tiene también asegurados otros cuatro puestos (dos vicepresidencias y dos secretarías).

En el caso de que no se alcance un acuerdo global, el PP podría ceder a los de Albert Rivera uno de esos cuatro puestos para 'amarrar' la Presidencia con el apoyo de Ciudadanos, máxime cuando por sí mismos los naranjas no pueden tener representación en el órgano rector.

Por su parte, el PSOE, con sus 85 diputados, sólo podría ocupar dos asientos en la Mesa, los mismos que tuvo en la anterior legislatura tras dejar uno a Ciudadanos, que a cambio apoyó a López.

Los socialistas ya han dicho que quieren una Mesa "similar" a la que se eligió en enero, pero ahora el PP no se mostrará tan magnánimo, luchará por la Presidencia e intentará atraerse a Ciudadanos, que, aunque aspira a mantener sus dos puestos, tendrá más difícil jugar a dos bandas y estará obligado a 'mojarse' con uno de los dos mayoritarios.

EVITAR MAYORÍA DE PP Y CIUDADANOS

Para el PSOE, el escenario ideal para presidir el Congreso sería pactar con Ciudadanos (cediéndoles un puesto) y con Unidos Podemos.

Sin embargo, ese hipotético escenario dejaría fuera al PP, que podría lograr no obstante sus cuatro puestos sólo con sus votos y seguir teniendo mayoría con Ciudadanos, ya que sumarían cinco de nueve.

Y eso sería un obstáculo para que Unidos Podemos se aviniera a pactar con el PSOE y los de Rivera porque su objetivo es evitar que PP y C's tengan "la llave para cerrar el candado" en la Mesa, según su portavoz Iñigo Errejón. El órgano de gobierno del Congreso tendrá que decidir, entre otras cosas, si permite que las confluencias territoriales de Podemos (En Comú Podem, A la Valenciana y En Marea) puedan constituir sus propios grupos parlamentarios.

Los de Pablo Iglesias han dejado claro que quieren negociar con el PSOE y que no se cierran a apoyar su candidatura para la Presidencia, pero insisten en que son los socialistas los que deben hacerles una oferta concreta. Pero si rechazaran que el acuerdo incluya un puesto para Ciudadanos, obligarían al PSOE a buscar apoyos entre los grupos independentistas y nacionalistas para arrebatar la Presidencia al PP.

PSOE, Unidos Podemos, ERC y PNV suman 170 votos, uno más que los 169 de PP y Ciudadanos. La suma de izquierda y nacionalistas llegaría a 178 si incorporase también a Convergència, que está pendiente de que le aseguren que podrá contar con un grupo propio en el Congreso, pese a que no cumple todos los requisitos que fija para ello el Reglamento del Congreso.

Así las cosas, las negociaciones se antojan muy complicadas y todas las partes dan por hecho que se prolongarán hasta lunes, cuando está previsto que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez desvelen los nombres de sus candidatos para la Mesa del Congreso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha