eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El acusado de apuñalar a su expareja lo niega, y ella dice que "no tuvo compasión"

- PUBLICIDAD -
Una víctima dice que su expareja la obligó a rezar antes de apuñalarla 35 veces

Una víctima dice que su expareja la obligó a rezar antes de apuñalarla 35 veces

El acusado de apuñalar 35 veces a su expareja en un parque de Monforte de Lemos en el verano de 2012 negó esos hechos hoy en la vista oral del juicio iniciado en la Audiencia provincial de Lugo, donde la víctima dijo que el hombre no "tuvo compasión" y la abandonó tras agredirla, pensado que estaba muerta.

El presunto agresor acusó a la joven de tratar de "inculparlo" a él para ocultar la verdadera identidad de sus agresores, pero la víctima declaró que el hombre, con el que mantenía una relación "de familia", no "tuvo compasión" y la dejó por muerta.

El acusado dijo que es "imposible" que él hubiese perpetrado la brutal agresión, por el "respeto" y el "cariño" que le tenía a la víctima, dado que mantenía con ella una relación casi de familia, habida cuenta de que se conocían desde niños en su país de origen, en la República Dominicana.

Aseguró que con ella mantenía "una relación superbuena" y que ambos se llevaban "superbien", porque prácticamente crecieron "juntos".

En cuanto al día del apuñalamiento afirmó que ambos fueron agredidos por personas que él no conocía y, según su relato, se asustó y salió "corriendo" del parque, también porque sólo llevaba "dos meses" en España y se encontraba "en situación irregular", de modo que temía que lo expulsasen si se veía envuelto en algún lío.

Aseguró que "nunca" fue "una persona de problemas" y negó rotundamente que portase la navaja con la que fue perpetrado el intento de asesinato, porque "nunca" usó "armas".

Justificó la postura de la víctima en que "ha querido tapar" a quienes la agredieron, porque "estaba vendiendo droga" y las personas que lo hicieron "son peligrosas".

"Para ocultar a esas personas, que son peligrosas, me ha inculpado a mí", dijo el acusado, quien también negó que, posteriormente, se hubiese puesto en contacto con su familia para amenazarla de muerte a ella o a sus parientes si no retiraba la denuncia.

De hecho, dijo que fue la víctima quien llamó a su familia para pedir "algo de dinero" y se mostró convencido de que si se lo hubiese dado, "esto se habría resuelto", pero sus familiares "no tienen".

Por su parte, la víctima aseguró que su expareja le dijo que quería verla "con el Señor" y la obligó a rezar una oración antes de apuñalarla 35 veces.

De hecho, aclaró que ella no conocía la oración de "profesión de fe" que el acusado supuestamente quería que rezase, por lo que la recitaron juntos y, al finalizar, comenzó a apuñalarla.

De acuerdo con su relato, hasta entonces había mantenido con el acusado "una relación de familia", porque ambos son dominicanos y se conocían desde hacía mucho tiempo.

Reconoció que entre ambos hubo "una relación sentimental, pero fue algo "pasajero" y muy "leve", meses antes del supuesto intento de asesinato por su parte.

La propia víctima dijo en el juicio que ella en notó "resentimiento" alguno por su parte y nunca tuvo ninguna sospecha de que "estuviese tramando algo así".

Respecto a la noche de la agresión, dijo que iban hablando por el parque dos Condes, en Monforte, cuando en un momento dado, la golpeó, la tiró en unas "matas", se colocó encima de ella y la agarró por el cuello, de manera que no pudiese defenderse.

Entonces le dijo que quería verla "con el Señor" y, tras obligarla a rezar una oración, comenzó a apuñalarla.

Dijo que de nada sirvió que le recordase que tenía "hijos", porque "no tuvo compasión" y sólo paró de apuñalarla cuando ella dejó de resistirse y la dio por muerta.

Al marcharse el supuesto agresor, aclaró, se levantó y, aunque estaba "mareada" y se "tambaleaba", logró pedir ayuda a una mujer que estaba en el parque con su perro y le prestó su teléfono móvil para llamar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha