eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El pacto ahondara la división, dice el jefe del equipo negociador de Trípoli

- PUBLICIDAD -

El jefe del equipo negociador de Congreso Nacional General (CNG), que gobierna en Trípoli, Awad Abdel Malek, criticó el acuerdo de paz firmado hoy en la ciudad marroquí de Sjirat y aseguró que solo servirá para ahondar la división entre los libios.

En declaraciones a la prensa local, el diputado afirmó, asimismo, que el pueblo libio "rechaza el gobierno impuesto por Occidente y la tutela de la comunidad internacional".

"Lo que ha pasado hoy (en Marruecos) responde a una gran jugada de partes que no quieren el bien de los libios, que aumentará la división y la separación", subrayó.

Los representantes de los dos parlamentos rivales libios firmaron este jueves en Sjirat un acuerdo de paz para formar un gobierno de unidad nacional que acabe con la dualidad institucional y el caos de seguridad que reina en el país.

Tras 14 meses de tensas negociaciones, los representantes del Congreso de los Diputados con sede en Tobruk, Mohamed Chuaib, y del CNG, Salah Majzum, suscribieron el documento en presencia de representantes de la sociedad civil, los ayuntamientos y los partidos políticos libios.

A la ceremonia asistieron los ministros de Exteriores de España, Italia, Turquía, Marruecos, Túnez y Catar, además del representante de la ONU para Libia, Martin Kobler.

El texto incluye una etapa transitoria en la que este embrión de gobierno de unidad nacional va a supervisar en el plazo de un año la redacción de una nueva Constitución para someterla a referéndum, al que seguirán unas elecciones para formar los nuevos Parlamento y Gobierno.

Este Ejecutivo estará integrado por un presidente (en la persona de Fawzi Sarraj), dos vicepresidentes y tres ministros de Estado, que tendrán un plazo de un mes para nombrar a los titulares de las carteras.

Días atrás, un diputado de Trípoli aseguró a Efe que una vez el documento estuviera firmado se reuniría la Cámara, previsiblemente para rechazarlo.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que 2011 la comunidad internacional apoyara militarmente el levantamiento rebelde contra la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde entonces, el poder está divido entre dos gobiernos, uno en Trípoli y otro en Tobruk, que luchan por el control territorial apoyados por señores de la guerra, mafias de tráfico de armas y personas y diferentes tipos de milicias.

Del enfrentamiento y el vacío de poder se aprovechan bandas armadas afines al grupo yihadista Estado Islámico, que junto a la organización de Al Qaida en el Magreb Islámico han ampliado su influencia en el país y en todo el norte de África.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha