eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El aplazamiento de las elecciones liquida el crédito del Gobierno nigeriano

- PUBLICIDAD -
El aplazamiento de las elecciones liquida el crédito del Gobierno nigeriano

El aplazamiento de las elecciones liquida el crédito del Gobierno nigeriano

El aplazamiento de las elecciones presidenciales y legislativas de Nigeria ha suscitado una crítica generalizada con una misma conclusión: El Gobierno y la Comisión Electoral Independiente (INEC) han perdido el escaso crédito que les quedaba.

Durante la noche del pasado sábado, a siete días de la fecha de los comicios, la Comisión Electoral dio oficialidad al rumor que circulaba desde semanas atrás y pospuso las elecciones hasta el próximo 28 de marzo, seis semanas más tarde de lo previsto.

El motivo, según adujo, es la falta de seguridad para votantes y miembros de la organización ante la amenaza del grupo yihadista Boko Haram, que mantiene una intensa campaña de violencia en el norte del país.

La condena hacia esta decisión ha sido unánime. Su único valedor es el presidencial Partido Democrático del Pueblo (PDP), que otea una posible derrota electoral frente al principal partido opositor, el Congreso de Todos los Progresistas (APC).

El líder del PDP y presidente del Gobierno, Goodluck Jonathan, ha instado a los nigerianos a aceptar este aplazamiento "de buena fe", alegando que la Comisión Electoral tiene la responsabilidad de garantizar un proceso "sin ningún obstáculo" para los ciudadanos.

El APC, lo observa como una maniobra para ganar tiempo y rechaza los argumentos de la INEC: "Sus razones no son sostenibles. Alegan que el Ejército no podrá desplegarse, pero es a la Policía a quien le corresponde este cometido. Su independencia ha quedado comprometida", señala su portavoz, Lai Mohammed.

Las organizaciones de la sociedad civil vinculadas a las elecciones bajo el Grupo de Supervisión Electoral Independiente (IEMG), van más allá y califican la decisión como "un golpe de Estado".

"Es un aplazamiento injustificable y un golpe contra la Constitución de 1999 y el pueblo nigeriano y, por tanto, inaceptable", señala esta organización en un comunicado.

Fuera de Nigeria, Estados Unidos y la Unión Europea, cuyos observadores electorales ya están en el país, también condenaron el aplazamiento calificándolo de "injerencia política inaceptable".

Horas antes de que se hiciera oficial el retraso de los comicios, surgió una protesta ciudadana en Abuja y hubo temor a que desembocara en violencia. El Ejército ya se había desplegado para evitarlo.

Sin embargo, los partidos de la oposición instaron a los ciudadanos a mantener la calma, ya que cualquier enfrentamiento iría en favor de los intereses del Gobierno.

"Les serviría para alegar un contexto de violencia generalizada y paralizar por completo el proceso electoral", argumentó el portavoz de la APC.

No es la primera vez que Nigeria aplaza unas elecciones, ya que en 2011 la INEC aplazó unos días las parlamentarias por la falta de material electoral en los colegios.

Además, los comicios previos de 2003 y 2007 fueron calificados de fraude masivo y transcurrieron entre manifestaciones de violencia e intimidación contra los votantes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha