eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las campanas de Toledo repican en un concierto insólito que abre el Año Greco

- PUBLICIDAD -
Las campanas de Toledo repican en un concierto insólito que abre el Año Greco

Las campanas de Toledo repican en un concierto insólito que abre el Año Greco

Cincuenta campanas de diecisiete campanarios de Toledo han repicado esta noche durante casi una hora en un concierto "insólito" que ha marcado el inicio a los actos de conmemoración del cuarto centenario de la muerte del Greco y que ha congregado en el Casco Histórico a miles de personas.

Durante el día había llovido de forma intermitente en la ciudad, pero a media tarde las nubes abrieron y el concierto pudo seguirse sin paraguas por sus calles y plazas.

"Hay más gente que en el Corpus", decía, asombrada, una mujer a su acompañante.

Miles de personas, toledanos y visitantes, no han querido perderse este concierto que el presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón, ha definido con gran acierto como "insólito".

"Vamos a escuchar este concierto insólito. Yo espero que todos pensemos que es un concierto distinto de los conciertos que hemos oído antes, pero creo que abrirá adecuadamente el año del Greco", ha afirmado segundos antes de que comenzara.

El compositor de 'Grecos aire', el músico valenciano Llorenç Barber, había recomendado que la gente no permaneciera quieta en un lugar sino que andara por las calles, pero aún así cientos de personas se congregaron frente a la Catedral antes de las ocho para seguir su inicio.

Entre ellos estaban Marañón y otros miembros de la Fundación El Greco 2014, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador; el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín; el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, y el deán de la Catedral, Juan Sánchez.

Tres cohetes avisaron y a las ocho de la tarde todos los presentes enmudecieron frente a la Catedral y, lentamente, comenzaron a oirse las cincuenta campanas, que han repicado desde diecisiete campanarios.

Las han tocado ochenta músicos, más de la mitad de los cuales han llegado desde Talavera de la Reina, de la escuela municipal "Eusebio Rubalcaba".

Así, en el campanario de la iglesia de los Jesuitas (San Ildefonso) seis músicos han estado dirigidos por Arturo Moya, mientras que Llorenç Barber ha trabajado en la cercana iglesia de San Román (Museo de los Concilios).

Ha habido calles con muchísima aglomeración de personas, unas que subían y otras que bajaban, preguntando, buscando campanarios e intentando seguir este "concierto-utopía" como lo ha definido su autor.

"En un concierto espacial como este, el consejo más importante es moverse", ha dicho Barber a Efe pocas horas antes del concierto. "Si uno se mueve es infinita la cantidad de mezclas que se puede conseguir".

Ha habido disparidad de opiniones sobre el concierto, pero en lo que todos han coincidido ha sido en el éxito de la convocatoria.

El alcalde de Toledo se ha referido al efecto llamada que deben tener las campanas para atraer visitantes a Toledo durante el Año Greco. Gregorio Marañón ha dicho que este concierto era un "magnífico comienzo" del cuarto centenario. Y el consejero de Cultura ha subrayado que este efeméride ha sido posible gracias al esfuerzo de todas las administraciones.

En opinión del consejero de Cultura de Castilla-La Mancha el concierto ha sido "la mejor forma de comunicar a España, al mundo, que Castilla-La Mancha, Toledo, es el epicentro cultural del mundo gracias al Greco".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha