eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La capilla ardiente de Santiago Carrillo abrirá a las 10 en la sede de CCOO

- PUBLICIDAD -
La capilla ardiente de Santiago Carrillo abrirá a las 10 en la sede de CCOO

La capilla ardiente de Santiago Carrillo abrirá a las 10 en la sede de CCOO

La capilla ardiente con los restos mortales de Santiago Carrillo, fallecido ayer a los 97 años, se abrirá esta mañana en el auditorio Marcelino Camacho de la sede de CCOO en Madrid para que el histórico dirigente del PCE reciba el último adiós.

Las puertas de la capilla ardiente del ex secretario general del PCE se abrirán alrededor de las diez de la mañana en este auditorio, en el que en octubre de 2010 se despidió también al histórico ex secretario general de CCOO Marcelino Camacho, y permanecerán abiertas hasta las 21.30 horas.

Los restos mortales del histórico dirigente comunista serán incinerados mañana, jueves, en el cementerio de La Almudena, según ha informado su familia, que tiene la intención de llevar luego sus cenizas a la costa asturiana de Gijón para esparcirlas en el mar, como era su deseo.

Santiago Carrillo, secretario general del PCE de 1960 a 1982 y uno de los artífices de la Transición española, murió ayer en su casa de Madrid a los 97 años mientras dormía la siesta, después de que en la última semana empeorara su estado de salud y de que en los últimos meses tuviera que ser hospitalizado en diversas ocasiones.

Amigos y personalidades políticas acudieron ayer al domicilio familiar a expresar sus condolencias a la familia, así como los reyes don Juan Carlos y Doña Sofía, que le definieron como "una persona fundamental en la Transición".

Además, el pleno del Congreso en su sesión de ayer irrumpió en aplausos en su memoria al poco de tener noticia de su fallecimiento.

Santiago Carrillo, nacido en Gijón en 1915, se afilió al PCE en julio de 1936 y tuvo un papel destacado en la vida política tras el levantamiento militar del 18 de julio de ese año.

Como delegado de Orden Público y miembro de la Junta de Defensa de Madrid, le han responsabilizado de la matanza en Paracuellos (Madrid), aunque Carrillo siempre defendió que fue obra de descontrolados.

En febrero de 1939 comenzó un exilio de 38 años, que le llevó por diversos países hasta que fijó su residencia en París, y en 1960 fue elegido secretario general del PCE, cuando Dolores Ibárruri, "La Pasionaria", fue elegida presidenta.

Tras la muerte de Franco usó distintas fórmulas para conseguir la legalización del PCE, como la convocatoria de una rueda de prensa en Madrid el 10 de diciembre de 1976, que provocó su detención, el día 22 de ese mes, llevando una peluca que le haría famoso en toda España.

Diputado en los primeros comicios democráticos de 1977, participó en los "Pactos de la Moncloa" y vivió el intento de golpe de Estado del 23-F.

En 1982 dejó de ser secretario general del PCE y en 1985 se separó definitivamente del partido para crear el Partido de los Trabajadores-Unidad Comunista, con el que no obtuvo escaño en 1986.

Desde la infección urinaria que le hizo ingresar dos días en el hospital en 2011, sólo se le había visto en público el pasado 30 de marzo, cuando fue a rendir tributo al fallecido Domingo Malagón, el falsificador de documentos que permitió a muchos comunistas eludir la represión franquista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha