eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

DIRECTO Hacia el 21D

Los componentes de la red que enviaba droga a Canarias reconocen los hechos

- PUBLICIDAD -
Los componentes de la red que enviaba droga a Canarias reconocen los hechos

Los componentes de la red que enviaba droga a Canarias reconocen los hechos

Los trece acusados de formar parte, directa o indirectamente, de una red que traficaba con cocaína y hachís en Vigo y alrededores y que realizó varios envíos a Tenerife a través de "mulas" han reconocido hoy los hechos en la primera jornada del juicio que acoge la sección quinta de la Audiencia de Pontevedra.

El fiscal, que pedía un total de 113 años de cárcel para los encausados, ha llegado a "cierto acuerdo" con los abogados de la defensa, según palabras de la letrada del considerado cabecilla del grupo, Castor C.M., alias "el Gordo", y mañana elevará a definitivas sus conclusiones, en las que previsiblemente rebajará las penas.

Todos los acusados sin excepción han admitido su participación en los hechos enjuiciados y la mayoría ha aducido, a preguntas de sus letrados, su adicción a las drogas y su sometimiento a programas de desintoxicación como posible circunstancias atenuantes.

El fiscal sostiene en su escrito de acusación que Castor C.M., Julio César D.G., Daniel A.S.C., Carlos V.G., Vicente L.D. y Francisco Javier O.Q. formaban parte de una organización criminal dedicada al tráfico de cocaína y hachís con carácter estable, y en la que cada uno desempeñaba unas funciones específicas.

Para estos pide las penas más altas: 12 años por un delito continuado contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud, en cantidad de notoria importancia y cometido en el seno de una organización criminal; y 15 años en el caso de Castor C.M. al considerarlo el jefe de la trama.

Los aludidos han ratificado este extremo en sus declaraciones hoy en la vista oral y han apuntado a Castor C.M. como el cabecilla y principal suministrador de la droga para su posterior distribución por parte de terceros, con la intervención de mediadores y de "mulas" para los envíos a Canarias.

Castor C.M. ha manifestado que mantenía con los otros miembros de la red una relación de amistad y también profesional a través de un negocio de compra-venta de coches que regentaba y que fue clausurado tras su detención.

Una investigación desarrollada por la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional entre diciembre de 2007 y abril de 2008 permitió destapar a la organización.

Castor C.M. proveía a varias personas, entre ellas a Carmelo C.F. y a Constantino P.P., alias "El Vasco", ambos residentes en Tenerife y a quienes la red gallega remitía las sustancias estupefacientes a través de "mulas" previas gestiones de diferentes intermediarios.

Una de esas "mulas", Fernando D.P., fue detenido en febrero de 2008 en el aeropuerto de Los Rodeos con 551,2 gramos de cocaína en su cuerpo y fue condenado por estos hechos a cuatro años de cárcel por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

En un registro posterior en el domicilio de Carmelo C.F., la Policía le intervino 1.000 euros supuestamente procedentes de la venta de drogas.

Poco antes había sido sorprendido otra "mula", Carlos V.G., alias "Miri", en el aeropuerto Tenerife Sur con 30,3 gramos de cocaína y 6,7 gramos de hachís que llevaba ocultos en su cuerpo, y quien consiguió deshacerse de otros 80 gramos de cocaína al arrojarlos por el retrete en un descuido de los funcionarios que lo custodiaban.

En el registro del domicilio de Constantino P. la Policía apenas se incautó de un móvil y 800 euros supuestamente procedentes del narcotráfico.

Sin embargo, en la casa de Julio César D.G., uno de sus intermediarios en Vigo, halló diversas cantidades de cocaína y resina de hachís, así como químicos para cortar la droga, que según el fiscal eran en realidad propiedad del líder de la trama.

A continuación se practicaron el resto de detenciones, entre ellas la de Marcos F.F., quien regentaba un bar en Pontevedra donde vendía la droga por dosis.

Éste ha alegado hoy en el juicio que la droga no era suya sino de otro de los encausados, Enrique T., quien en su momento se presentó en comisaría para ratificar este extremo, lo que hoy ha vuelto a hacer en el juicio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha