eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Es comprensible el "malestar" de los refugiados sirios en Uruguay, dice el Gobierno

- PUBLICIDAD -
Refugiados sirios en Uruguay acampan y piden al Gobierno poder dejar el país

Refugiados sirios en Uruguay acampan y piden al Gobierno poder dejar el país

El Gobierno de Uruguay afirmó que los refugiados "en general" viven una situación humanitaria "extrema y dolorosa de ruptura forzada de sus vidas" y consideró que por ello es "comprensible" la "inquietud y malestar" de los ciudadanos sirios acogidos en el país que iniciaron hoy una protesta por su situación.

En concreto, las cinco familias sirias que llegaron al país suramericano en octubre de 2014 como refugiados, acamparon hoy frente a la sede de Gobierno, en Montevideo, para exigir facilidades para marcharse de Uruguay, donde aseguran no cuentan con recursos económicos para poder llevar una vida digna.

Se trata de unas 40 personas entre adultos y niños, que "acamparon" con bolsos y maletas a modo de protesta.

"En el día de hoy, miembros de las familias sirias refugiadas en Uruguay se acercaron a la plaza Independencia (donde está la sede del Ejecutivo) para expresar su inquietud ante la dificultad para conseguir visas para viajar", explicó la Secretaría de Derechos Humanos de Uruguay (SDH) en un comunicado.

El pasado agosto, una de las familias intentó viajar a Serbia, pero fue retenida por no contar con las visas necesarias durante 23 días en el aeropuerto internacional Ataturk (Turquía), donde hizo escala, antes de ser deportada a Uruguay.

"Esta situación despertó en el resto de las familias preocupación sobre su posibilidad de viajar al exterior si así lo desean hacer", matizó la SDH, dependiente de la Presidencia de la República.

"Todas las personas sirias refugiadas en Uruguay cuentan con el denominado Título de Identidad y Viaje, que es el documento legal que expide el Ministerio de Relaciones Exteriores. Esta documentación es totalmente válida y reconocida. Sin embargo, el Gobierno no puede incidir en el otorgamiento de visas de terceros países", destacó el organismo.

En declaraciones a Efe, Ibrahim Alshebi, uno de los refugiados, aseguró hoy que las familias tienen dificultades para encontrar trabajo y mantenerse en un país que afirmó, es muy caro y con sueldos muy bajos.

"Queremos irnos de aquí", aseveró el hombre, uno de los pocos que se comunica en español, para incidir en que incluso no les importaría volver a Siria, pero que tienen dificultades para abandonar el país y además no pueden pagarse los pasajes.

Después de pasar por países como Líbano, desbordados con la avalancha de refugiados por la guerra civil que sufre Siria desde 2011, cinco familias llegaron a Uruguay en 2014 por decisión del Ejecutivo de José Mujica (2010-2015) de acoger y dar vivienda y trabajo a ciudadanos que huyeron del conflicto.

La SDH incidió en que la tarea humanitaria "no es simple y demanda tanto de los actores directamente involucrados, como de la población en general, capacidad de empatía y comprensión ante procesos que pueden ser complejos y dolorosos".

"La dificultad para conseguir visas de terceros países que estén dispuestos a dejar pasar o a visitar su territorio por parte de refugiados sirios, puede hacerles sentir a estos que no cuentan con libertad de movimiento y que nunca podrán volver a ver sus seres queridos", añadió la institución.

En el texto añade que "es de público conocimiento la situación de extrema dificultad que viven los ciudadanos sirios que pretenden ingresar a países europeos o cercanos a la región, huyendo de la guerra y dejando muchas veces la vida en el intento".

"Uruguay hoy en día es uno de los pocos países de acogida, con sus puertas abiertas a quienes viven una dramática situación. Ello honra una larga tradición nacional", concretó la SDH.

"Los refugiados en general y los que arriban a Uruguay en particular viven una situación humanitaria extrema y dolorosa de ruptura forzada de sus vidas", continúa.

En este sentido, "es normal que en este contexto, la inquietud, el malestar y la angustia surjan. Y son comprensibles".

"Los uruguayos podemos entenderlo pensado en amigos, parientes, allegados o conocidos que, en otras épocas, tuvieron que irse del país por razones económicas o políticas, sufriendo el desarraigo, la incertidumbre y la pena de no poder volver", aseveró el comunicado.

La SDH "apoya a estas familias, en este difícil proceso, que convoca a la acción compartida del Estado y la sociedad uruguaya", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha