eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El conflicto sirio centra la apertura de la 67 Asamblea General de la ONU

- PUBLICIDAD -
El conflicto sirio centra la apertura de la 67 Asamblea General de la ONU

El conflicto sirio centra la apertura de la 67 Asamblea General de la ONU

Siria ha centrado hoy la apertura de los debates de la 67 Asamblea General de la ONU, en la que varios presidentes y el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, pidieron que se detenga ese conflicto y se ponga fin a los crímenes contra los derechos humanos que allí se cometen.

"La situación en Siria empeora día a día. Ya no sólo se limita a Siria sino que es una calamidad regional con ramificaciones mundiales", alertó Ban al inaugurar la nueva sesión de debates, en la que hablaron entre otros los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, el estadounidense Barack Obama y el francés François Hollande.

Para Ban, se ha extendido "la inseguridad, la injusticia, la desigualdad y la intolerancia", como demuestran la larga lista de conflictos y entre los que más preocupantes citó el sirio, donde las posibilidades de diálogo son inexistentes y el drama humanitario crece.

Añadió que detener los crímenes en Siria es "el deber de nuestra generación", y pidió por enésima vez a la comunidad internacional "que no mire hacia otro lado mientras la espiral de violencia se sale de control".

Ban recordó a los líderes reunidos en el plenario de la ONU que Oriente Medio centra las prioridades del organismo, ya que, además del conflicto sirio, se debe evitar a toda costa un conflicto entre Israel e Irán que sería "devastador" y además hacer que el proceso de paz con los palestinos se desatasque.

La preocupación de Ban por esos asuntos tuvieron eco en los discursos de los principales mandatarios en sus discursos, desde Obama a Rousseff, pasando por Hollande, el indonesio Susilo Bambang Yudhoyono y, sobre todo, el emir de Catar, Hamad Bin Jalifa al Zani.

Al Zani pidió una intervención militar de los países de la Liga Árabe en Siria para detener "la situación inaceptable" que vive el país y favorecer el inicio de una transición pacífica.

Hollande anunció ante la ONU que Francia reconocerá "a un gobierno provisional, representativo de la nueva Siria libre, tan pronto como sea formado", al que también exigirá garantías para todas las comunidades religiosas y étnicas.

Obama, tras señalar que el régimen de Bachar al Asad "debe concluir para que concluya el sufrimiento del pueblo sirio" y prometer "sanciones y consecuencias" para los opresores, pidió al mundo árabe que proteste contra "un régimen que tortura niños y dispara misiles contra edificios de apartamentos".

La tensión con Irán también recibió la atención del mandatario estadounidense, quien dijo que hará "lo que deba hacer" para evitar que Teherán obtenga un arma nuclear, y reiteró que el tiempo para alcanzar una solución diplomática "no es ilimitado".

Rousseff, por su parte, alertó de que la posibilidad de una intervención militar en Siria sin la autorización del Consejo de Seguridad sería "ilegal, aunque para algunos sea aceptable".

El presidente indonesio pidió la creación de un "instrumento internacional que impida la instigación a la violencia basada en religiones o creencias" como la surgida en países musulmanes a raíz del vídeo satírico sobre Mahoma, asunto que recibió la condena de todos los mandatarios que intervinieron hasta ahora en la Asamblea.

El conflicto palestino israelí también fue citado por Obama, quien consideró que "el camino es duro, pero el destino es claro" en el proceso hacia la existencia, además del Estado de Israel, de otro "próspero e independiente" de Palestina.

Asimismo, Ban volvió a defender el derecho de los palestinos a "tener un Estado viable propio", pero también el de Israel a "vivir en paz y seguridad, libre de amenazas y misiles", y agregó que "la solución de los dos Estados es la única opción sostenible, pero la puerta puede estar cerrándose para siempre".

La crisis en el Sahel y concretamente en Mali también recibió atención, en particular del presidente francés, que pidió una rápida respuesta de la ONU para apoyar una acción militar de los países de África Occidental contra los grupos terroristas que han tomado el control en el norte del país.

Con todos esos temas de trasfondo y ante férreas medidas de seguridad, arrancaron así nuevos debates en la Asamblea, donde también participa este martes el presidente afgano, Hamid Karzai, y el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, quien por primera vez comparece ante la Asamblea General, donde quiere defender la candidatura de España al Consejo de Seguridad.

Hasta el próximo 1 de octubre, fecha de los últimos debates, pasarán por la sede central de Naciones Unidas más de 120 jefes de Estado y de Gobierno y centenares de ministros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha