eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La crisis interrumpe la arquitectura de "firma"

- PUBLICIDAD -
La crisis interrumpe la arquitectura de "firma"

La crisis interrumpe la arquitectura de "firma"

Hace veinte años España se convirtió en "el gran laboratorio mundial de nueva arquitectura", asegura el arquitecto Enrique Domínguez Uceta, quien explica que el éxito del Guggenheim de Bilbao desencadenó una "euforia" por la arquitectura de "firma" que la actual crisis económica ha cortado.

Profesor de Análisis de la Arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, Domínguez Uceta ha presentado "100 obras maestras de la arquitectura moderna española", un libro con el que intenta ofrecer una visión panorámica de esta especialidad en la España moderna.

"Una historia accidentada por la Guerra Civil", indica a Efe, a la que sigue una "regresión estilística" que se produce en las primeras décadas del franquismo y que provoca una "desconexión con las ideas arquitectónicas de su tiempo", hasta llegar a la "carrera vertiginosa" que se produce desde los años 70 hasta "nuestros días".

Domínguez Uceta señala a la "Expo" de Sevilla y a las Olimpiadas de Barcelona como una "época de esplendor" que "culminó" con el "éxito del Guggenheim".

España pasa a ser "el gran laboratorio mundial de nueva arquitectura, dejando a un lado casos como el de Dubai o Catar. De la periferia pasa a ser el lugar hacia donde todos los países vuelven la vista", añade Domínguez.

"A partir de ahí se desencadena una euforia por la arquitectura de firma y prestigio que la crisis ha venido a cortar", advierte.

Obras de Van der Rohe, Bofill, Sostres, Lamela, Foster, Gehry o Niemeyer han marcado la modernidad de la arquitectura española.

El arquitecto señala que "no hay un estilo español ni movimiento estilístico que tenga que ver con nuestra cultura" en el que se puedan englobar los edificios construidos en ese tiempo. "Hay un punto de eclecticismo", argumenta.

Sin embargo, puesto va buscar un factor común a los proyectos, apunta a la "relación íntima del edificio con el entorno en el que se enmarca" algo que atribuye a la influencia de un arquitecto "brillante" como Moneo.

El profesor Domínguez Uceta afirma que la arquitectura moderna es "desconocida" y, por tanto, cuesta reconocer el valor que tienen algunos edificios: "Algunos son muy singulares, pero otros son edificios cotidianos y vulgares".

De ahí que en su libro trate de explicar los "valores" de cada uno de ellos, haciendo una selección lo más "extensa" posible, teniendo en cuenta que "la buena arquitectura moderna está repartida por toda la geografía nacional".

Una gasolinera, un gimnasio, la Universidad Laboral de Gijón, el Museo de Zamora, la Plaza del Tenis de San Sebastián o el zoo de Madrid son algunas de las 100 obras elegidas.

Una selección "personal" y muy "variada", basada en edificios que han sido "significativos" para la comunidad de arquitectos o para el público, y que "han generado un debate estilístico o se han convertido en símbolos de su ciudad". "Son 100 obras maestras, pero quizá haya 400", dice Domínguez quien apunta que lo más agradable ha sido "sacar a la vista edificios desapercibidos".

Asegura que lo más gratificante ha sido poner en primer plano edificios "desapercibidos", como el Museo del Mundo Marino de Huelva "cargado de significado", mientras que la incorporación de las Torres Kio de Madrid se debe a que "abrieron la puerta a la obra espectáculo", a pesar de que como obras individuales tengan menos "valor" que otras más "modestas".

"La mayor parte de la arquitectura nueva es muy valiosa y el trabajo de los arquitectos desde el punto de vista profesional es irreprochable", concluye Domínguez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha