eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las cristianas plantan cara al EI con una milicia en Siria

- PUBLICIDAD -
Las cristianas plantan cara al EI con una milicia en Siria

Las cristianas plantan cara al EI con una milicia en Siria

Cansadas de ver cómo el grupo terrorista Estado Islámico (EI) amenaza sus pueblos en el noreste de Siria, las cristianas han decidido levantarse en armas para luchar contra los radicales en una milicia que combate codo a codo con los hombres.

"Yo me uní porque en los tiempos actuales no debemos sentarnos en casa a ver lo que ocurre en nuestros pueblos y a nuestra gente, no queremos ver otra masacre, por lo que tomé el camino de las armas", relata a Efe por internet la portavoz de las Fuerzas de Protección de la Mujer Beznahrin (FPMB), Nisha Gawriye.

Este grupo trae a la memoria el contingente femenino más famoso de Siria, las Unidades de Protección de la Mujer, la rama femenina de las milicias kurdosirias, en las que ellas siempre han tenido una papel preponderante, e incluso han dirigido batallas épicas contra los yihadistas como la de Kobani.

Sin embargo, Gawriye apunta que, de momento, su grupo no mantiene ninguna relación con las fuerzas kurdas, aunque pretende establecer lazos próximamente.

Las FPMB nacieron hace casi un año como la sección femenina del Consejo Militar Siriaco Sirio, una facción armada cristiana que actúa, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste).

Allí, la mayoría de los fieles cristianos son asirios, un grupo étnico que sigue a varias Iglesias como la caldea, la siriaca ortodoxa o la Iglesia del Este.

De hecho, el nombre de las FPMB, "Beznahrin" (casa de los dos ríos, en idioma siriaco), hace referencia a la manera en que los asirios denominan a Mesopotamia en su lengua.

Gawriye explica que las filas del FPMB están integradas por "cientos" de mujeres, ya que no quiere precisar el número exacto, sobre todo, cristianas, aunque también hay de otras creencias, con edades que oscilan entre los 18 y los 60 años.

"Estamos abiertas a todas las religiones", asegura esta joven, que decidió abandonar la universidad para unirse a la lucha armada, pese a la oposición inicial de sus padres.

"Temían por mí, como cualquier padre y madre que tienen miedo por sus hijos -detalla-, pero les expliqué mis objetivos y principios".

Antes de incorporarse al campo de batalla, las nuevas reclutas reciben entrenamiento en alguna de las academias de las que dispone la milicia en Al Hasaka.

"La formación que recibimos es buena, mucho entrenamiento en el uso de armas y en las artes del combate", afirma Gawriye.

Su labor consiste en vigilar iglesias, patrullar las calles y llevar a cabo registros, además de participar en ofensivas castrenses contra el EI.

Gawriye recuerda que las FPMB lucharon contra el "Dáesh" (acrónimo en árabe de Estado Islámico) en los últimos meses en los frentes de Al Hul y de Al Shadadi, en el sur de Al Hasaka.

En su opinión, apenas hay diferencia entre un hombre y una mujer en el campo de batalla, "tan solo es el cuerpo, porque la constitución del hombre es mayor", aunque, reflexiona, "la mujer es más paciente, especialmente en el frente".

Casadas, solteras, con o sin hijos, e incluso con nietos, las integrantes de las FPMB quieren demostrar que las mujeres también pueden luchar.

"Queremos probarnos a nosotras mismas en todos los ámbitos, fortalecer nuestro carácter y defender nuestra tierra y a nuestro pueblo mano a mano con los hombres", subraya Gawriye, para quien la única manera de derrotar al EI es con "resistencia".

Aun así, su objetivo va más allá de vencer a los yihadistas y expulsarlos del territorio sirio: "Buscamos la igualdad de la mujer en la sociedad, esa es la meta de todas nuestras metas, porque la sociedad está incompleta sin mujeres".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha