eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El cusado de querer matar a Zuma pidió millones de euros para ejecutar su plan

- PUBLICIDAD -
El cusado de querer matar a Zuma pidió millones de euros para ejecutar su plan

El cusado de querer matar a Zuma pidió millones de euros para ejecutar su plan

El sudafricano detenido esta semana por planear el asesinato del presidente Jacob Zuma y de otros 22 políticos y personalidades del país austral pidió al magnate minero Nicky Oppenheimer 60 millones de rands (más de 4 millones de euros) para ejecutar su plan, según reveló hoy el periódico City Press.

Elvis Ramosebudi, de 33 años, compareció este viernes ante el juez acusado de conspiración para cometer los asesinatos de altos cargos públicos y empresarios.

Según fuentes de la investigación, Ramosebudi creó dos listas de objetivos. La primera de ellas estaba compuesta por 19 personalidades y en ella se encontraban Jacob Zuma y políticos y empresarios cercanos como los hermanos Gupta.

En la segunda figuraban la exdefensora del Pueblo Thuli Madonsela y otros tres cargos públicos que han denunciado la supuesta corrupción de Zuma y su presunto trato de favor a los Gupta, cuyas empresas han hecho fortuna con concesiones públicas en varios sectores estratégicos de la economía.

Oppenheimer -que tiene una fortuna estimada por Forbes en 7.000 millones de dólares- ha denunciado haber sido contactado por Ramosebudi en octubre del año pasado para financiar con más de 4 millones de euros la liquidación de los objetivos de la primera lista.

Al mismo tiempo, los mismos hermanos Gupta han señalado a través de su abogado que el acusado les pidió una cantidad similar para acabar con la vida de quienes se han pronunciado contra la supuesta influencia en el Gobierno de estos empresarios.

Estas informaciones han provocado dudas sobre la veracidad de los planes terroristas del detenido, que según algunos observadores solo buscaba dinero.

El propio fiscal del caso ha puesto en duda la salud mental de Ramosebudi, que parece que actuaba solo, no tiene trabajo y vive con sus padres en una zona deprimida de Pretoria.

El pasado mes de marzo, Ramosebudi contactó públicamente a través de su cuenta de Twitter a una empresa estadounidense que vende rifles.

El sudafricano se mostró interesado en adquirir una de las armas de la compañía, y escribió un mensaje con su número de teléfono y dirección para que se la enviaran.

El caso ha causado extrañeza e hilaridad en Sudáfrica, donde la Policía ha sido criticada por la alarma con la que ha tratado la investigación.

Ramosebudi está entre rejas desde el miércoles, y volverá el 2 de mayo al tribunal que debe decidir sobre su libertad bajo fianza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha