eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El demócrata De Blasio se dirige a una contundente victoria

- PUBLICIDAD -
El demócrata De Blasio se dirige hacia una contundente victoria en Nueva York

El demócrata De Blasio se dirige hacia una contundente victoria en Nueva York

El candidato demócrata a la alcaldía de Nueva York, Bill de Blasio, se dirige hacia una contundente victoria en la elección de mañana, martes, en la que mantiene una enorme ventaja sobre el republicano Joe Lhota en todas las encuestas.

El último sondeo de intención de voto, divulgado hoy por The Wall Stret Journal y NBC, coloca a De Blasio con el 65 por ciento, mientras que Lhota se queda en el 24 por ciento, un margen que se ha mantenido prácticamente sin cambios las últimas semanas.

La estabilidad de la ventaja de De Blasio frente a los ataques de Lhota supone que, de hecho, "no hay elección", declaró a Efe el politólogo estadounidense Rodolfo de la Garza, de la Universidad de Columbia, quien prevé "un triunfo rotundo" del demócrata.

De Blasio ha logrado reunir una importante coalición ideológica y racial que representa a la gran mayoría de Nueva York, al incluir a blancos progresistas, latinos, negros y asiáticos que buscan un cambio de políticas tras doce años de mandato de Michael Bloomberg.

Las encuestas han mostrado que todos los grupos de población por raza, género y edad apoyan mayoritariamente a De Blasio.

En una ciudad donde los demócratas superan a los republicanos en una proporción de 6 a 1, ninguna de las iniciativas que ha empleado Lhota (ataques muy duros contra el rival, ensalzamiento de su larga experiencia ejecutiva y de gestión) no han servido de nada.

"Lhota no ha sido capaz de convencer a la gente", dijo a Efe otra politóloga, Jeanne Zaino, de New York University, al recordar que los demócratas han perdido las últimas cinco elecciones a alcalde, algo que en sí es una especie de anomalía política.

De Blasio calificó hoy en una televisión local de "desesperados" los ataques que ha lanzado Lhota acerca de que no le gusta madrugar y que ser alcalde de la Gran Manzana es un trabajo de 24 horas.

Zaino destacó el efecto político de la evolución demográfica de la ciudad, ya que solo un tercio de los neoyorquinos son blancos no hispanos.

"Todo ha cambiado en la ciudad de Nueva York con la demografía", recalcó.

Además, el candidato demócrata es un experto organizado político, y en 2000 ya dirigió la campaña en la que Hillary Clinton logró un escaño en el Senado por el estado de Nueva York.

De Blasio ha hecho una campaña muy inteligente, se ha centrado siempre en sus temas sin distraerse, y al verse tan bien en las encuestas apenas ha concedido entrevistas para limitar los riesgos.

"Es un buen candidato y ha hecho una campaña muy inteligente", resumió Zaino.

Bill de Blasio ha basado su campaña en que la mejora económica de Nueva York de la era Bloomberg no se ha trasladado al 46 % de los neoyorquinos que viven bajo el umbral de pobreza o ligeramente por encima, y que en general son integrantes de las minorías.

Por ello, propone aumentar los impuestos a quienes ganen más de 500.000 de dólares (370.000 euros) anuales para financiar la educación preescolar para todos los niños y para que haya clases de tarde en las escuelas medias.

En una ciudad dividida por la práctica policial de parar y cachear a personas sin una causa aparente (conocida como "stop and frisk", origen de una larga batalla judicial y que afecta de forma desproporcionada a latinos y negros), De Blasio -casado con una afroamericana y con dos hijos- ha sido el crítico más duro de esos métodos.

Zaino destacó que De Blasio se ha visto favorecido por su posición como Defensor del Pueblo de la ciudad, un cargo que ocupa desde 2009 y que le ha dado una magnífica plataforma para detectar problemas y deficiencias en la gestión de Bloomberg a los que lanzar ataques sin tener la responsabilidad de aplicar soluciones.

Uno de los ataques de Lhota a De Blasio aludía a que supuestamente atiza la "guerra de clases" y es un demagogo, una cuestión que para esta politóloga "sigue abierta".

De la Garza percibe problemas en el futuro para De Blasio si no cumple buena parte de sus promesas, entre las que se incluyen la construcción de 200.000 viviendas a precios asequibles con las que contrarrestar la imparable elitización urbanística de la ciudad.

Nueva York tiene 300.000 empleados municipales encuadrados en poderosos sindicatos que apoyan al candidato demócrata, quien podría pasar malos momentos si tiene que rechazar algunas de sus exigencias a fin de mantener la delicada estabilidad financiera de la ciudad, que tiene un presupuesto de casi 52.000 millones de euros anuales.

Zaino advirtió de que De Blasio ha generado "enormes expectativas" de un cambio progresista en la ciudad y debe cumplirlas para evitar tener problemas con su electorado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha