eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El diálogo fluido hombre-ordenador, una realidad todavía incipiente

- PUBLICIDAD -
El diálogo fluido hombre-ordenador, una realidad  todavía incipiente

El diálogo fluido hombre-ordenador, una realidad todavía incipiente

El sueño de conversar fluidamente con los ordenadores es una realidad pero todavía incipiente, y los retos pasan por mejorar su capacidad para interpretar las emociones, los cambios de tema o la escasez de datos en los mensajes, ha explicado a EFEfuturo Bill Mark, del MIT e impulsor del asistente virtual Siri.

"Se están acelerando los progresos tecnológicos en el ámbito de la inteligencia artificial", aunque es cierto que todavía falta un gran camino por recorrer, ha asegurado en una entrevista con EFE este ingeniero y doctor en informática del MIT, que es además vicepresidente de información e informática del Centro de investigación y desarrollo del prestigioso SRI Internacional.

Bill Mark, cuyas investigaciones tecnológicas se centran en áreas de asistencia virtual personalizada, es uno de los expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) invitados a la tercera edición EmTech España, que se celebra, entre hoy y mañana, en Valencia, para hablar del futuro de la tecnología en ámbitos como la educación, la telemedicina o las ciudades inteligentes.

Ha afirmado que "pronto veremos tutores on line muy sofisticados para estudiantes, combinados con proyectos de realidad aumentada que permitirán a la gente, por ejemplo, probarse ropa virtualmente y ser asesorado oralmente, y en el ámbito educativo, y doméstico, etc".

Bill Mark, impulsor del revolucionario asistente virtual personal Siri para conversar con máquinas, incorporado en numerosos teléfonos móviles, ha explicado que este tipo de tecnología será utilizada cada más por más gente y en ámbitos muy variados.

De hecho, ha explicado, ya existen asistentes virtuales personales de este tipo en la banca y el comercio, y se irán introduciendo en otros nuevos, y además se irán haciendo más sofisticados.

"La gente ya habla de forma natural con Siri, que entiende sobre citas de calendario y preguntas sencillas", lo que se trata de un fenómeno de conversación entre el hombre y el ordenador desconocido hasta ahora, ha dicho.

Hoy en día los ordenadores son ya bastante ágiles a la hora de responder preguntas formuladas con una sola frase y un tema muy concreto, pero la conversación con las máquinas se complica sin embargo cuando se amplía el contexto del diálogo y se incluyen asuntos variados en la conversación.

"Aunque aún falta mucho por hacer en comprensión de ciertos temas por parte de los ordenadores y sobre todo en el ámbito de la interpretación de emociones, en otras muchas áreas la conversación con las máquinas es ya una realidad", ha asegurado.

A su juicio, uno de los grandes problemas por resolver tiene que ver con la inexistente capacidad de los ordenadores para entender una conversación cuando se omiten detalles o ciertas partes del contexto y que los humanos resuelven de forma natural.

"Habitualmente cuando las personas hablan eluden muchos datos porque dan por sentado que la otra parte sabe de lo que va el tema e interpretará correctamente la conversación, pero los ordenadores no disponen todavía de tanta agudeza como para rellenar automáticamente la información que les falta".

Mark ha reconocido que se están produciendo grandes progresos en el ámbito de la comunicación con las computadoras, que ya son capaces de comprender la sintaxis de muchísimas frases y de los más variados idiomas; además, disponen de gran cantidad de recursos para mantener conversaciones fluidas en áreas relacionadas con la banca, la gestión de citas, planificación de viajes, etc.

En el ámbito de los sentimientos y su interpretación por los ordenadores desde una conversación, los progresos también han sido muchos, aunque todavía queda mucho por resolver.

Emociones como el enfado o la tristeza ya pueden ser detectadas a partir de ciertos modelos de conversación y del tipo de palabras utilizadas, y estas destrezas de los ordenadores se están utilizando para finalidades como activar la intervención humana, por ejemplo, advertir a un agente físico en un "call centre" o centro de atención de llamadas en el caso de que un cliente esté enfadado.

No obstante, ha precisado el experto, los científicos trabajan intensamente con el objetivo de lograr mecanismos que permitan ir más allá en estas funcionalidades y usar esta información emotiva para hacer más humanas las conversaciones con los ordenadores.

Amaya Quincoces Riesco

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha