eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El director del Festival de Málaga lamenta el adiós de "un gran nombre del cine"

- PUBLICIDAD -
José Sacristán asegura que ha muerto su "hermano"

José Sacristán asegura que ha muerto su "hermano"

El director del Festival de Cine Español de Málaga, Juan Antonio Vigar, ha lamentado hoy la muerte del actor Alfredo Landa, al que ha calificado como "uno de los grandes nombres del cine español", al haber llegado a crear un género al que le dio nombre, el "landismo".

En declaraciones a Efe, Vigar ha destacado la vinculación de Landa con el Festival de Málaga, que le concedió en 2007 su Premio Especial Décimo Aniversario, y que fue el lugar elegido por el actor para anunciar su retirada definitiva de la profesión.

También ha resaltado su relación con la Costa del Sol, donde se rodaron muchas de las películas que protagonizó, especialmente durante el "landismo".

Ha apuntado que habitualmente "se ha definido su carrera en tres etapas", una inicial "que arranca con 'Atraco de las tres', de Forqué, y con otras películas importantes como 'La niña de luto', de Summers; 'El verdugo', de Berlanga, o 'Historias de la televisión', de Saenz de Heredia".

A finales de los sesenta e inicios de los setenta, en su segunda etapa, "se empezaría a constituir el 'landismo' como subgénero, no dicho de forma peyorativa, sino por estar dentro de la comedia", con títulos como "No desearás a la vecina del quinto", "Una vez al año ser hippy no hace daño", "Manolo la Nuit" o "Amor a la española".

"Son películas vinculadas con el 'boom' del cine turístico que van construyendo, además de ese arquetipo personal, ese subgénero del landismo que define un estereotipo de español que sintoniza con el afán lúdico y de conocimiento y relación con el mundo exterior que tienen los españoles en aquellos momentos", ha señalado Vigar.

Ha añadido que, "al margen de otras cualidades narrativas que quizás no fueron muy relevantes, estas películas dan forma a un cine utilitarista de evasión y diversión que hace que el público de los sesenta y los setenta pueda entender el cine como entretenimiento".

En la tercera etapa, desde mediados de los setenta, a partir de "El puente", de Juan Antonio Bardem, Landa vuelva a "cambiar de registro".

"Recuperamos a un actor versátil y completo con una sonrisa tras la que hay un punto de melancolía y con comedias tras las que hay un afilado melodrama", ha añadido el director del Festival de Málaga.

Son películas "de otro corte y nivel que tienen su culmen en 'Los santos inocentes', de Mario Camús", que le valdría junto a Paco Rabal el premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha