eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La reforma electoral de Matteo Renzi encara mañana su votación definitiva

- PUBLICIDAD -
La reforma electoral de Matteo Renzi encara mañana su votación definitiva

La reforma electoral de Matteo Renzi encara mañana su votación definitiva

La Cámara Baja de Italia votará previsiblemente mañana y en modo definitivo la reforma electoral del primer ministro, Matteo Renzi, un proyecto de ley por el que ha sido muy criticado tanto desde dentro como desde fuera de su partido.

La semana pasada los diputados tuvieron que votar los artículos que habían sido modificados durante su lectura en el Senado en enero mientras que mañana se procederá a discutir y votar el texto íntegro del "Italicum", nombre con el que Renzi bautizó esta reforma.

La discusión parlamentaria comenzará al mediodía hora local (10.00 GMT) mientras que la votación final se celebrará durante la tarde, si bien no se ha fijado por el momento una hora concreta.

Renzi cuenta con los escaños suficientes en la Cámara para aprobar el texto pero su contenido y el método empleado durante su tramitación le han valido duras críticas tanto desde dentro como desde fuera de su formación política, el Partido Demócrata (PD).

En cuanto a la metodología, el presidente del Ejecutivo ha optado últimamente por someter al texto a una especie de moción que evita el voto secreto y la interposición de enmiendas que posterguen su aprobación, por lo que ha sido acusado de "imponer" la norma y de tener una actitud "poco democrática".

Mañana todo apunta a que el "Italicum" volverá a recibir el rechazo en bloque de partidos de la oposición como el Movimiento 5 Estrellas (M5S) o Forza Italia (FI), a pesar de que fue redactado en colaboración con su líder, Silvio Berlusconi.

La votación estará marcada también por el particular pulso que Renzi mantiene con una minoría crítica de su partido, que exige cambios en el texto y que amenazan, en algunos casos, con la escisión.

En la última votación, los diputados del PD que no apoyaron al "Italicum" fueron 38 y una de las claves de mañana reside en el número de parlamentarios socialdemócratas que finalmente se unirán a los ya declarados díscolos.

La prensa especializada señala que, debido a la preponderancia del Gobierno en esta cámara, los diferentes partidos de la oposición ya se habrían dado por vencidos y estarían barajando la opción de convocar un referéndum para derogar la ley una vez sea aprobada.

Una idea ante la que se han mostrado partidarios varios críticos del PD y que uniría a fuerzas tan dispares como los socialdemócratas "desobedientes", los conservadores de FI, los miembros de "Izquierda, Ecología y Libertad" y los combativos "grillini" de M5S.

En cualquier caso, si finalmente el "Italicum" concluye su tramitación parlamentaria mañana, Renzi verá aprobada una de las principales medidas presentes en su hoja de ruta reformista, con la que quiere "dar la vuelta" al país.

El socialdemócrata, de 40 años, se mostró cauto el sábado en una entrevista con la Rai pero aseguró que "si las cosas van como espero, podemos decir que hemos pasado una página de una relevancia increíble".

El "Italicum" fue presentado hace catorce meses, al inicio del Ejecutivo de Renzi, como un sistema inspirado en el método electoral español, si bien finalmente poco o nada tienen que ver.

Su principal objetivo es mejorar la estabilidad gubernamental de Italia y por eso prevé que la lista que supere el 40 % de los votos recibirá un premio en escaños que la otorgarán la mayoría para gobernar.

Si ninguna de las listas alcanza ese umbral de votos, las dos primeras se votarán en un segundo turno para hacerse con este premio de mayoría.

Asimismo divide el territorio italiano en cien circunscripciones electorales en las que cada partido propondrá una lista de candidatos que serán elegibles a excepción del número uno, que permanecerá bloqueado, principal reclamación de Berlusconi y una de las críticas de la minoría del PD.

El "Italicum" entrará en vigor previsiblemente el primero de julio de 2016 y se aplicará solo a la Cámara de los Diputados puesto que Renzi, por otro lado, se afana en acabar con el bicameralismo perfecto mediante la supresión de la función legislativa del Senado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha