eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una decena de empresarios ante los que habría mediado Jordi Pujol Ferrusola aseguran que ni le conocen

El exsuegro del hijo del 'expresident' llegó a pedir en un funeral la comisión del 3 por ciento por la venta de unos terrenos

- PUBLICIDAD -

Una decena de empresarios que participaron en operaciones inmobiliarias y de servicios en las que el hijo mayor del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol Ferrusola, habría actuado como intermediario han asegurado ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que este no participó en estas transacciones y que ni siquiera le conocen, según han señalado fuentes jurídicas presentes en la declaración.

La mayor parte de los 17 testigos que han comparecido este jueves en la causa en la que se investiga si la fortuna de Pujol Ferrusola provenía del cobro de comisiones ilegales a cambio de adjudicaciones públicas han asegurado que, a pesar de que la inmobiliaria Copisa facturó más de 3,2 millones de euros al primogénito del 'expresident' por sus labores, nunca fueron conscientes de su participación en estos negocios.

"Ese señor juro y prometo que jamás apareció en ningún sitio", ha llegado a señalar Juan Luis Ripollés, que participó como intermediario en la promoción de la urbanización Los Merinos en Ronda (Málaga), por la que, según la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), Pujol Ferrusola se embolsó 1,1 millones de euros. "Jamás escuché su nombre", ha apuntado antes de quejarse de que a él, que actuó como verdadero mediador de la operación, sólo le pagaron una quinta parte del 3 por ciento que le habían prometido.

Además de la operación de Ronda, Pujol Ferrusola habría desarrollado labores de intermediación en una operación urbanística en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) por la que cobró 394.000 euros, la ampliación de una refinería en Cartagena (Murcia) en la que ganó 611.000 euros, la construcción de túneles en Andorra (con una comisión de 150.000 euros) o la venta de dos plantas solares en Ciudad Real y Albacete por las que se hizo con 139.000 euros.

VILARRUBÍ LE DEFIENDE

El único testigo que ha defendido la labor de asesoría de Pujol Ferrusola ha sido el vicepresidente de Relaciones Institucionales del Fútbol Club Barcelona, Carles Vilarrubí, que ha asegurado que en 1993 le hizo unos trabajos y "hace dos o tres años" le ayudó a encontrar unos terrenos en Girona y Lleida para instalar un equipamiento hípico. Por esta labor ha asegurado que le pagó 20.000 euros aunque la teniente fiscal Anticorrupción, Belén Suárez, le ha exhibido una factura por este concepto que ascendía a 330.000.

El directivo de Copisa Inmobiliaria José Luis Prada, ha asegurado no tener relación con Pujol Ferrusola ni con su mujer, Mercè Gironés, imputados en la causa por fraude fiscal y blanqueo de capitales, aunque ha reconocido que habló con el primero "dos veces", primero para la operación de Ronda y después para otra en Hospitalet.

"No le conozco ni le he visto nunca en la vida", ha asegurado para matizar a continuación, a preguntas de la fiscal, que "nunca le vio físicamente". "¿Por una llamada pagaron un millón?", le ha preguntado Suárez en relación con la urbanización malagueña. "Si yo hubiera tratado con un intermediario, constaría en un contrato", ha afirmado, por su parte, Juan Parada, presidente y consejero delegado de FBEX Promoinmobiliaria.

EL EXSUEGRO PIDIÓ EL 3 POR CIENTO EN UN FUNERAL

También han declarado los dueños de los terrenos de Hospitalet a los que el exsuegro de Pujol Ferrusola, Ramón Gironés, exigió una comisión del 3 por ciento tras su venta a Copisa, que llegó a facturar 3,5 millones a Pujol Ferrusola por sus labores de mediación.

La responsable de la empresa Focio, Laura Cutillas, ha asegurado sentirse "estafada" porque a los nueve meses de la venta el Ayuntamiento cambió el uso de los terrenos, inicialmente destinados a equipamientos, para que pudieran albergar la construcción de viviendas.

En contra de lo declarado este miércoles por Gironés, que aseguró que su mediación fue "puntual y excepcional", Cutillas ha dicho que el exsuegro del primogénito de los Pujol Ferrusola se había reunido cinco veces con ellos desde los años noventa para intentar buscar compradores de sus parcelas aunque con escaso éxito.

Aunque la operación se negoció con un trabajador de Copisa que ya conocía los terrenos, Cutillas ha dicho que Gironés le exigió el pago del 3 por ciento de la operación porque así se lo había prometido su padre, quien falleció el mismo mes que se cerró el negocio. Según ha dicho, este llegó a ser tan insistente que incluso en una misa por la memoria de su padre le recordó la deuda que tenía con él. Tras consultar al responsable de Copisa que llevó la operación, accedió al pago de 300.000 euros, un 1 por ciento de la operación.

Las parcelas fueron vendidas a Novensauro Inmobles, propiedad del Grupo Copisa por un total de 30 millones de euros. Después Focio giró dos facturas a la mujer de Gironés y a Xavier Corominas, técnico del Ayuntamiento de Barcelona que, según el exsuegro, asesoró en los trámites necesarios para llevar a cabo la operación. Enrique Cutillas, hermano de Laura, ha asegurado que no sabían qué "pintaba" Corominas aunque pensaban que era "un alto cargo socialista".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha