eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los españoles a favor de endurecer las normas europeas contra la corrupción

- PUBLICIDAD -

El 91 por ciento de los españoles es partidario de endurecer las normas en la UE sobre la evasión de impuestos y los paraísos fiscales, según la perspectiva sobre España del eurobarómetro de otoño 2014 que fue presentada hoy en Madrid.

La lucha contra la evasión fiscal es una de las prioridades de la Comisión Europea presidida por el luxemburgués Jean Claude Juncker, especialmente después de que se destapara el caso "LuxLeaks" sobre los acuerdos de grandes multinacionales y el Gobierno de Luxemburgo.

El 86 por ciento de los europeos es partidario de endurecer las normas de evasión de impuestos y los paraísos fiscales en la UE, según el eurobarómetro.

Además, el 85 por ciento de los españoles es partidario de regular los sueldos del sector financiero, una opción por la que se decanta el 74 por ciento de los europeos.

El eurobarómetro de otoño de 2014, el estudio sociológico más importante de la UE con un total de 32.600 entrevistas, estuvo dedicado en esta ocasión a las prioridades de la nueva Comisión Europea.

La encuesta también muestra la división que hay en España en cuanto a la percepción de la crisis: el 48 por ciento de los ciudadanos cree que el impacto en el empleo ha tocado fondo, aunque un mismo 48 por ciento cree que "todavía no ha llegado lo peor".

Hace un año, la percepción negativa sobre el empleo llegaba al 55 por ciento de los españoles.

Comparado con el resto de la UE, el 44 por ciento de los europeos cree que la crisis ha tocado fondo en cuanto al empleo se refiere y que la situación se recuperará poco a poco, mientras que el 46 por ciento opina que lo peor está aún por llegar.

El director de la oficina de la CE en Madrid, Francisco Fonseca, afirmó en la presentación que el eurobarómetro muestra "un apoyo mayoritario de los europeos hacia la UE" y que esta "se percibe como parte de la solución y no como un problema".

Según el eurobarómetro, el apoyo al euro en la UE sigue siendo mayoritario y ha aumentado desde otoño de 2013: un 65 por ciento de los españoles es partidario del euro (hace un año los partidarios del euro en España eran el 56 por ciento).

Otro aspecto en el que los españoles han mostrado especial interés es en la crisis migratoria: un 80 por ciento de los españoles considera necesaria una política europea común sobre migración, por un 71 por ciento del conjunto de los europeos.

El eurobarómetro, sin embargo, no especifica el tipo de política europea migratoria que sería necesario adoptar.

A la pregunta si se deben tomar medidas adicionales para luchar contra la inmigración ilegal de personas de fuera de la Unión Europea, el 36 por ciento de los españoles responde que "sí" y que preferiblemente a escala de la UE, por un 26 por ciento de los europeos.

La política migratoria es una preocupación mayor de los países del sur de la UE, según el eurobarómetro.

Un 52 por ciento de los españoles es partidario de que la UE se amplíe a otros Estados miembros, por un 39 por ciento del resto de los europeos.

Un 75 por ciento de los españoles, dos puntos por encima de la media comunitaria, es partidaria de una "política energética común entre los estados miembros de la UE".

A la pregunta de cómo debe traducirse esa política energética, el 50 por ciento de los españoles es partidario de que "garantice precios de la energía razonables para los consumidores".

En cambio, solo el 23 por ciento de los españoles es partidario de reducir el consumo de energía, por debajo de lo que prefieren en este punto el resto de los europeos.

La mayoría de los europeos apoya un futuro acuerdo de libre comercio e inversión entre la UE y Estados Unidos, y en España dicho apoyo es mayor.

Un 63 por ciento de los españoles es favorable a este acuerdo, criticado por parte de la sociedad europea por la opacidad en la negociación, por un 58 por ciento de los europeos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha